El Compendio de Doctrina Social presenta el «buen gobierno»

Su portada está ilustrada por el fresco de Ambrogio Lorenzetti

| 513 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 26 octubre 2004 (ZENIT.org).- Resulta original la elección de los autores del «Compendio de Doctrina Social de la Iglesia», publicado este lunes, de publicar en la portada el fresco pintado por Ambrogio Lorenzetti (1338-1339), conservado en el Palacio Público de Siena, sobre el tema «Alegoría del Buen Gobierno».



En general, los documentos originales del Magisterio de la Santa Sede no llevan portadas con ilustraciones. En este caso, la elección de la redacción, el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, tiene un significado, explicado en la contraportada del Compendio.

La alegoría de Lorenzetti nace de una figura bíblica, la Sabiduría, representada como una mujer coronada que sostiene una gran balanza.

La balanza está representada por dos platillos en equilibrio y, en medio, la figura de la Justicia, como una persona vestida espléndidamente.

Sobre ella se lee: «Amad la Justicia, los que gobernáis la tierra». Se trata del versículo de apertura del Libro de la Sabiduría, elegido como admonición al consejo municipal que se reunía en la sala decorada por estos frescos de Lorenzetti.

Bajo la Justicia, hay una figura con un cepillo de carpintero para nivelar las ambiciones, que representa la Concordia.

Según la interpretación de los autores del Compendio, la alegoría muestra cómo la Justicia humana en todas sus formas desciende de la Sabiduría de Dios, y de la Justicia desciende la concordia o armonía de la ciudad.

En la pintura de Lorenzetti, de la concordia parte una procesión de ciudadanos, artesanos, profesionales, un sacerdote, un soldado, nobles, funcionarios públicos que se dirigen hacia una tarima en la que hay seis mujeres que representan las virtudes: paz, fortaleza, prudencia, magnanimidad, templanza y justicia.

En medio de ellas, se encuentra un anciano con el cetro en la mano derecha, que representa el municipio de Siena (para el que fueron pintados los frescos), y sobre su cabeza tres figuras que representan las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.

Los autores del Compendio consideran que estas imágenes dejan un mensaje: la prosperidad, la actividad artesanal y educativa son frutos maduros de una vida cívica, guiada por las virtudes y cultivada en la armonía entre los ciudadanos.

En la contraportada del Compendio se lee: «Realizados para la sede de gobierno de la que fue una república libre, estos frescos ofrecen una visión típicamente cristiana de un mundo en el que el orden exterior emana de un orden interior que el hombre recibe como don pero que debe elegir responsablemente».

«Son imágenes en las que se advierte tanto la transparencia espiritual como la idea social de los pensadores del periodo, su fe firme en Dios, principio de toda verdad y de toda forma de existencia y de organización social».

Puede contemplarse la Alegoría del Buen Gobierno de http://albertrabil.com/projects1998/kelleher/lorenzetti.html