«El comportamiento de la Comisión Judeo-Católica ha sido desleal e incorrecto»

Entrevista al padre Peter Gumpel, postulador de la causa de beatificación de Pío XII

| 1185 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 27 oct (ZENIT.org).- Peter Gumpel, postulador de la causa de beatificación de Pío XII y juez investigador para las causas de los santos, es tajante: «El comportamiento de la Comisión histórica internacional judeo-católica es desleal con la Santa Sede, académicamente inaceptable e incorrecto».



Si bien es una persona tranquila, este sacerdote alemán, quien fue perseguido con su familia por el nazismo, no esconde su indignación. «El informe que ha presentado la Comisión es preliminar y debía ser discutido aquí en Roma con personas consideradas como bien informadas». La Comisión, sin embargo, ya ha hecho público el documento.

«Han venido a Roma tres días y han presentado 47 preguntas. He tenido el texto con las preguntas 15 días antes de la reunión –revela el historiador--. He preparado 47 dossieres respondiendo a cada una de las preguntas con una vasta y sólida documentación. He sido escuchado por la Comisión durante tres horas y media en la mañana del 24 de octubre. El tono de la discusión ha sido académico y cortés. He proporcionado respuestas concretas a todas las preguntas, unas 10, que se podían tratar en aquel lapso de tiempo. La discusión entera fue grabada y la sesión fue dirigida por un moderador totalmente imparcial y correctísimo.
He manifestado públicamente mi disponibilidad a proporcionar todas las respuestas, pero ningún miembro de la Comisión se ha querido poner en contacto conmigo. Habían pedido que dos personas de la Comisión pudieran hablar con el padre Pierre Blet pero la cita fue cancelada sin ninguna explicación».

Por eso, el postulador de la causa de Pío XII añade: «Si querían tener una discusión amplia y darnos la posibilidad de proporcionar respuestas exhaustivas a cada cuestión, el tiempo fijado por ellos era insuficiente. Sin embargo nuestra disponibilidad ha sido máxima. Pero la Comisión no ha querido escuchar o conocer las respuestas».

Ahora, la Comisión ha entregado a la prensa un informe de carácter preliminar en el que piden que el Vaticano rompa con sus disposiciones legislativas y abra ya todos los archivos de la segunda guerra mundial («Los miembros de la Comisión judeo-católica piden abrir los archivos vaticanos»).-. Ante esta filtración, Gumpel se interroga: «¿Con qué derecho han difundido un informe preliminar en el que se incluyen duras acusaciones contra Pío XII y la Iglesia, sin haber escuchado ni siquiera las respuestas a los interrogantes suscitados? Me pregunto por qué han hecho esto ¿querían influenciar a la opinión pública contra Pío XII y la Iglesia? Esto ha sucedido justamente cuando nosotros los católicos estamos realizando todo tipo de esfuerzos para mejorar las relaciones con el mundo judío».

Para estas alturas de la entrevista, el padre Gumpel parece un río desbordado y añade: «Esta fuga de noticias no es la primera vez que sucede. Lo mismo se hizo el 4 de agosto cuando el diario israelí Haaretz, difundido también en Internet, publicó, en relación a las actividades de la Comisión, que «activistas judíos y líderes europeos han visto el informe preliminar», mientras que nosotros, estudiosos y expertos en Roma, sólo lo pudimos ver hace apenas 15 días. Creo que este comportamiento es desleal y deshonesto».

--Zenit En el informe preliminar, la Comisión dice que faltan los documentos preparatorios de la encíclica «Mit Brennender Sorge»....

--La encíclica «Mit Brennender Sorge» fue publicada en 1937. Por tanto, el lógico que no se encuentre mucho material en los volúmenes tomados en consideración porque estos empiezan en 1939 y llegan hasta 1945. Además la «Brennender Sorge» fue publicada por Pío XI y no por Pío XII. Piden otros documentos sobre esta encíclica pero no han leído cuatro volúmenes que he citado página por página, en los que se encuentra la redacción original de la encíclica y luego la publicada. Libros que informan hasta en los mínimos detalles sobre la historia de la encíclica.

--Zenit En la segunda pregunta dicen que habría habido un presunto cambio del Papa Eugenio Pacelli en el momento en el que se convirtió en Papa.

--Se trata de su opinión porque, sobre todo en relación al os nazis, Pacelli ha sido absolutamente coherente. En marzo de 1939, Pío XII recibió la visita del embajador alemán y dice textualmente: «Nosotros haremos todo lo posible por la paz pero si ellos a pesar de todo quieren la guerra, nosotros nos defenderemos».

--Zenit La Comisión sostiene que a través de Gian Battista Montini (futuro Pablo VI), Pío XII aprobó las leyes antisemitas de Pétain.

--Se trata de una falsedad clamorosa. Tras las leyes raciales hubo protestas organizadas por los católicos y por los judíos en toda Francia. Pétain se impresionó y trató de crear una fractura entre el clero romano y el no romano. Escribió a Léon Bérard, embajador ante la Santa Sede. Y Bérard envió a Pétain un largo informe cuyo texto integral fue vuelto a publicar en 1946. La Comisión sostiene que Bérard habría informado de que Montini aprobaba el antisemitismo de Vichy siempre que «fuera administrado con caridad». Sin embargo se puede leer y releer el informe de Bérard y nunca aparece el nombre de Montini diciendo algo así. Bérard no pronuncia nunca su nombre. Se trata de una invención. Ciertamente él habló con Montini, pero el que estos hubieran aprobado la ley antisemita no está escrito en ninguna parte. Por tanto se trata de una falsificación de la historia, un verdadero fraude.

--Zenit Según la Comisión, el metropolita de Lvov, Andrzeyj Szeptyckyj, habría denunciado, a finales de agosto del 1942, las atrocidades nazis en las que habrían participado algunos católicos.

--Este arzobispo escribió dos cartas. Una se refiere a la ocupación por parte de los rusos (Volumen 3,1 pág. 24 en la introducción, 30 agosto 1941). En ella dice que los comunistas perseguían a todos aquellos que eran cristianos, habían deportado a Rusia a 500.000 personas y asesinado a muchos sacerdotes. Casi la mitad de los fieles, deportada a Rusia. Al año siguiente escribió otra carta describiendo las atrocidades de los alemanes. La Comisión ha dicho que hubo católicos que habían perseguido a los judíos.

Yo he leído la carta varias veces y no he encontrado escrito nada de eso. Se trata de una interpretación indebida y calumniosa. Quizá no han comprendido el texto donde se escribe lo contrario, es decir: «...debo mencionar con gran reconocimiento la ayuda que nos dan los católicos alemanes a través de los canales de una asociación destinada a ayudar a los alemanes fuera de Alemania (Volumen 3, 2 página 626-627)». En la pregunta, la Comisión cita la carta justa pero falsifica los términos.

Errores de este tipo se encuentran en casi todas las preguntas hechas por la Comisión.