El Congreso Eucarístico Internacional lleva el mundo a Dublín

Miles de participantes se unen para celebrar y apreciar la Eucaristía

| 1018 hits

Por Junno Arocho, enviado especial

DUBLÍN, 11 de junio de 2012 (Zenit.org) -. Un día inusual de sol iluminó la atmósfera aquí en Dublín, para los participantes de todo el mundo que se reunieron en el 50 Congreso Eucarístico Internacional. Se puede sentir una alegría palpable en medio de las exposiciones que se realizan y entre los adolescentes que caminan del brazo y cantan.

El mensaje que muchos aquí reafirman es uno: la gracia que proviene de la Iglesia y del sacramento de la Eucaristía puede formar una verdadera comunión, incluso en una reunión tan diversa y grandiosa como esta. Entrando en el estadio principal de la Royal Dublin Society, había un grupo de 52 peregrinos de la diócesis de Vancouver en Canadá, que forma parte los 900 peregrinos que han llegado de Canadá.

La señora Banares, operadora del tour, y que ha estado en dos congresos eucarísticos anteriores, vio una oportunidad para su enriquecimiento espiritual y de acción de gracias. "Este es el mejor momento para mí, para dar gracias a Dios por todas sus bendiciones", dijo."Mi corazón está lleno de alegría porque a pesar de las dificultades que hubo para organizar el grupo, creo que estoy recogiendo la cosecha. Y este es el mejor momento para decir ‘Señor, muchas gracias por todo’".

Junto con el grupo está el padre Amador Abundo como director espiritual, que ve el Congreso Eucarístico como una oportunidad para llamar a aquellos que han estado alejados de la fe. "Estamos en campaña ahora para traer de vuelta a nuestros hermanos y hermanas, especialmente a los católicos que están de espaldas a la fe. La Eucaristía sin duda nos puede ayudar a traerlos de vuelta a la iglesia. En mi parroquia, tengo la adoración Eucarística perpetua, y siempre estoy haciendo campaña para que la gente venga a rezar ante el Señor en el Santísimo Sacramento. Es la única manera que vamos a ser capaces de hacerlos volver a la fe", dijo.

Sein Soto Rosa, junto a Rosa Santos, hizo todo el camino desde la Diócesis de Fajardo en Puerto Rico. Pertenecen a un grupo en su diócesis llamado "Verano Misionero", que prepara y envía misioneros católicos a diferentes partes de América Latina. El señor Rosa habló con ZENIT sobre lo que él esperaba llevar a la isla caribeña a su regreso. "Estamos esperando recibir más gracias para la isla de Puerto Rico, las necesitamos. Es mi deseo de que, a través del don de la Eucaristía, pueda haber una comunión fraterna entre todos los puertorriqueños".

Al congreso no sólo asisten laicos que buscan enriquecer su vida espiritual, sino religiosos y aquellos otros de vida consagrada. Sor Mary Dolora, junto con otras cuatro religiosas de las Hermanas Religiosas de la Misericordia de Washington DC, vieron esto como una oportunidad para pedir que el amor de la Eucaristía "pueda crecer y que nuestra fe sea más profunda en la Iglesia y en la Sagrada Eucaristía, porque es la fuente y cumbre de toda nuestra vida."

"Mi súplica es para que se profundice toda nuestra fe. Que realmente se conozca y se recuerden los dones que se nos han dado en la vida sacramental de la Iglesia: en el bautismo, en el sacramento de la Eucaristía, en el sacramento de la Penitencia ", dijo.