El Consejo Mundial de las Iglesias quiere reforzar el ecumenismo con el Papa

Especialmente la formación en la fe y el ecumenismo de los jóvenes

| 1185 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 16 junio 2005 (ZENIT.org).- El secretario general del Consejo Mundial de las Iglesias, el reverendo Samuel Kobia, ratificó este jueves tras una audiencia con Benedicto XVI su compromiso por promover el ecumenismo con la Iglesia católica



En particular, reveló, «tanto el Consejo como la Iglesia católica estamos muy preocupados por la formación ecuménica de los jóvenes».

El reverendo Kobia se encontró con periodistas tras su encuentro con el Papa y comentó que en la audiencia acordaron dar un impulso al ecumenismo particularmente en este frente de la formación de las jóvenes generaciones.

El pastor metodista aseguró al Papa que desde el Consejo Mundial de las Iglesias rezan por su ministerio: «Quisiera reiterarle que nuestras oraciones le acompañan en el ejercicio de su ministerio, que usted ha inaugurado con claras señales de esperanza».

El encuentro entre el obispo de Roma y el representante del organismo ecuménico concluyó con una invitación a Ginebra: «Nos sentiríamos particularmente honrados por recibir a Su Santidad en el Consejo Mundial de las Iglesias como un nuevo paso concreto en el largo camino hacia la unidad visible», le dijo el reverendo Kobia al Papa, quien le escuchaba atentamente.

Sobre la respuesta vaticana a esta invitación al Papa, Kobia reveló a los periodistas que «se nos dijo que esta cuestión será considerada». Tanto Pablo VI como Juan Pablo II visitaron la institución con sede en Ginebra (Suiza).

El secretario general consideró que se dan tres áreas de colaboración con la Iglesia católica: espiritualidad, formación ecuménica y eclesiología. Sobre este último punto, señaló que el tema del mutuo reconocimiento de las Iglesias en cuanto tales está sobre la mesa.

El reverendo Kobia aclaró que se basa en lo que ha afirmado el Benedicto XVI desde que es Papa y que no afronta ahora discusiones pasadas, en particular las surgidas tras la publicación de la declaración «Dominus Iesus», publicada en el año 2000 por la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuando el cardenal Joseph Ratzinger era su prefecto.

«No se comunican suficientemente los importantes pasos dados hacia la unidad visible, ni se reciben plenamente ni se llevan a la vida de las iglesias», consideró.

Samuel Kobia aclaró que en su encuentro con el Papa no se habló sobre una eventual participación plena de la Iglesia católica en el Consejo Mundial de las Iglesias sino sobre «las maneras de trabajar juntos» y señaló algunos campos en los que se puede colaborar, como la lucha contra el sida y la educación.

«Reconocemos que nuestra vez es más eficaz y vibrante cuando es vivida junto a nuestros hermanos y hermanas en Cristo», añadió.

Ante un periodista que pidió su opinión sobre las raíces cristianas de Europa, el reverendo africano contestó que según él «deberían figurar ya que forman parte de la herencia de la civilización europea», aunque precisó que «este tema no salió» en su conversación privada con el Papa, que duró quince minutos.

El Secretario General del Consejo Mundial respondió a los periodistas en la sala de conferencias de la revista italiana «Jesús», organizadora de la rueda de prensa junto a la Agencia de Noticias Evangélicas «NEV».

El reverendo Kobia, nacido en 1947 en Miathene, Meru (Kenia), y ordenado ministro en la Iglesia metodista de ese país, fue elegido secretario general del Consejo Mundial de las Iglesias en agosto de 2003 y asumió el cargo en enero de 2004.

El doctor Kobia está casado con Ruth, quien estuvo presente en el encuentro con el Papa, y tiene dos hijas, Kaburo y Nkatha, y dos hijos, Mwenda y Mutua.