El cuidado de los más vulnerables: los no nacidos, los pobres y los inmigrantes

Agenda de la Iglesia para el reelegido presidente Obama, sin olvidar el pulso por la libertad religiosa

| 1588 hits

ROMA, jueves 8 noviembre 2012 (ZENIT.org).- El director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi SJ, emitió ayer una declaración haciendo público que Benedicto XVI había enviado, a través de la Nunciatura Apostólica en Washington, un mensaje al reelegido presidente de Estados Unidos Barack Obama. Los obispos católicos del país norteamericano enviaron también un mensaje al jefe del Estado recordando las urgencias para la Iglesia en este momento, los más vulnerables: los no nacidos, los pobres y los inmigrantes.

En el mensaje, Benedicto XVI felicitó al presidente por el nuevo mandato, y aseguraba sus oraciones a Dios para que lo asista en sus grandes responsabilidades frente al país y a la comunidad internacional para que los ideales de libertad y justicia que han guiado los fundadores de los Estados Unidos de América continúen resplandeciendo en el camino del país.

Respondiendo a las preguntas de los periodistas, a propósito de la reelección del presidente Obama, el portavoz vaticano comentó: “Como todos sabemos, la tarea del presidente de Estados Unidos es una tarea de inmensa responsabilidad no sólo para su país, sino para todo el mundo, dado el rol de Estados Unidos en el ámbito internacional”.

“Por eso –añadió- todos deseamos al presidente Obama, confirmado hoy en su función por las elecciones apenas celebradas, que responda a las expectativas que se tienen sobre él por parte de sus compatriotas, para que pueda servir al derecho y a la justicia por el bien y el crecimiento de cada persona, por el respeto de los valores humanos y espirituales esenciales, por la promoción de la cultura de la vida y de la libertad religiosa --desde siempre tan importantes en la tradición del pueblo americano y de su cultura--; para que pueda encontrar las mejores vías para promover el bienestar material y espiritual de todos; para que pueda promover eficazmente el desarrollo humano íntegro, la justicia y la paz en el mundo”.

Por su parte, el cardenal Timothy Dolan de Nueva York, presidente la Conferencia Episcopal de Estados Unidos –según indica un comunicado del organismo eclesial--, felicitó al presidente Barack Obama, este 7 de noviembre, tras su reelección.

El cardenal Dolan prometió que los obispos católicos de Estados Unidos ofrecerían “sus oraciones para que Dios le de fuerza y sabiduría para salir al encuentro de los difíciles retos que afronta” el país norteamericano.

Añadió: “En especial, oramos para que usted ejerza su cargo en la persecución del bien común, especialmente el cuidado de los más vunerables entre nosotros, incluídos los no nacidos, los pobres, y los inmigrantes.

“Continuaremos –prometió- firmes en la defensa de la vida, el matrimonio, y nuestra primera y más querida libertad, la libertad religiosa”.

“Oramos también –concluyó- para que usted pueda ayudar a restaurar el sentido de civilidad para el orden público, de manera que las conversaciones públicas puedan estar imbuidas por el respeto y la caridad mutuos”.