El desafío de la Iglesia: evangelizar la cultura mostrando el amor de Dios; asegura el Papa

A los obispos canadienses de Ontario

| 497 hits

CASTEL GANDOLFO, viernes, 8 septiembre 2006 (ZENIT.org).- El desafío actual de la Iglesia, según Benedicto XVI, consiste en superar «la brecha entre Evangelio y cultura», haciendo visible el amor de Dios «en el rostro humano de Jesús».



Así lo explicó este viernes en el discurso que dirigió a los obispos de la Conferencia Episcopal de Ontario (Canadá) motivo de su quinquenal visita «ad limina apostolorum» al Papa y a sus colaboradores de la Curia romana.

«En las sociedades cada vez más secularizadas», constató, «el amor que mana del amor de Dios hacia la humanidad puede pasar desapercibido, o incluso puede ser rechazado».

«Al creer que sustraerse a esta relación constituye, en cierto sentido, una solución para su propia liberación, el ser humano se convierte en un extraño para sí mismo, pues en realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado».

«Por el poco interés que dedican al amor que revela la plenitud de la verdad del ser humano, muchos hombres y mujeres siguen alejándose de la morada de Dios para vivir en el desierto del aislamiento individual, de la fractura social y de la pérdida de identidad cultural», indicó.

Desde esta perspectiva, el Santo Padre consideró «la tarea fundamental de la evangelización de la cultura consiste en el desafío de hacer a Dios visible en el rostro humano de Jesús».

«Ayudando a cada persona a reconocer y a hacer la experiencia de Cristo», dijo a los obispos canadienses, «despertaréis en ellos el deseo de morar en la casa del Señor, abrazando la vida de la Iglesia».

«Esta es nuestra misión», recalcó, reconociendo que los cristianos pierden su razón de ser «cuando "creer" es sustituido por "hacer" y "testimoniar" por hablar de "cosas"».