El Día Mundial de la Alimentación aborda los precios de los alimentos

La edición de 2011 se desarrollará el 16 de octubre

| 1375 hits

ROMA, viernes 14 de octubre de 2011 (ZENIT.org).- Precios de los alimentos: de la crisis a la estabilidad es el tema del Día Mundial de la Alimentación 2011, que se celebrará este domingo 16 de octubre.

La elección del tema, explica un comunicado de la FAO, pretende “arrojar luz sobre esta tendencia a la volatilidad y las medidas que se pueden adoptar para mitigar sus efectos en la población más vulnerable”.

En vista de la celebración de la Jornada, los organizadores proponen varias iniciativas: “una oración”, “un ayuno” y un “gesto solidario”.

En cuanto a la oración, invitan a “buscar un símbolo que expresa el significado de esta jornada (un plato o una cesta con alimentos y otro vacío, una foto, una mesa con platos vacíos...)” y colocarlo en el centro del lugar donde se celebrará la oración.

Se propone comenzar la oración con una canción relacionada con el tema de la Jornada, evento que pretende “recordar y rezar por tantos hermanos que no tienen lo necesario para comer” y “renovar aún más nuestro compromiso de 'dadles vosotros de comer', como Jesús dijo a sus discípulos de ayer y se lo dice a los de hoy”.

Luego está la escucha de la Palabra de Dios: 1 Re 17, 7-16 y el texto evangélico: Mt 12, 1-8. Se sugiere, por tanto, una resonancia repitiendo las frases que “llegan más al corazón”.

La segunda propuesta es “una jornada de ayuno, para que la experiencia del hambre personal nos acerque y nos haga sentir, en una medida muy pequeña, lo que nuestros hermanos y hermanas viven cada día”.

Se invita, finalmente, a “elegir como comunidad un gesto de solidaridad con los que no tienen para comer lo suficiente todos los días”.

Son varias las sugerencias a este respecto: “compartir nuestra comida o nuestra cena con alguien cercano que esté necesitado”, “acercarnos a la mesa de cualquier familia del barrio”, “decidir un importe mensual como comunidad para entregarlo a los que sufren hambre”, “tener una jornada de reflexión con las comunidades laicas sobre este tema”, “participar en cualquier ONG que lucha contra el hambre”, “invitar a una ONG a hablar a la comunidad religiosa o laica sobre este tema”,...

“Las variaciones drásticas de los precios, especialmente al alza, constituyen una grave amenaza para la seguridad alimentaria de los países en desarrollo”, subraya la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

La población pobre es la más afectada. Según el Banco Mundial, en 2010-11, el aumento del coste de los alimentos ha llevado a la pobreza extrema a casi 70 millones de personas.