El diálogo entre culturas y religiones no debe caer en el sincretismo, advierte el Papa

| 807 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 30 marzo 2007 (ZENIT.org).- En el mundo globalizado es decisivo el diálogo entre culturas y religiones; ahora bien, este diálogo no debe caer en el sincretismo que pone al mismo nivel todo tipo de valores o creencias, fundiéndolos entre sí, advierte Benedicto XVI.



Así lo explicó este viernes a la nueva embajadora de Ucrania ante la Santa Sede, Tetiana Izhevska, aclarando que de este diálogo depende la paz y el desarrollo duradero.

«En nuestro mundo cada vez más condicionado por las urgencias de la globalización, es necesario un diálogo exigente y profundo entre culturas y religiones, pero no para nivelarlas todas en un sincretismo empobrecedor, sino para permitir que se desarrollen en un respeto recíproco y que trabajen, cada una según su carisma propio, a favor del bien común», considera el Papa.

Así lo explicó este viernes a la nueva embajadora de Ucrania ante la Santa Sede, Tetiana Izhevska, aclarando que «esta perspectiva permitirá seguramente reducir las causas siempre posibles de tensión y enfrentamiento entre grupos o entre naciones, y garantizará a todos las condiciones de una paz y un desarrollo duradero».

En su discurso el Papa reconoció que Ucrania es «puerta entre Oriente y Occidente en virtud de su situación geográfica» en el continente europeo y alentó «el intercambio fecundo» «entre los dos pulmones culturales que han forjado la historia de Europa y que han caracterizado en particular su historia cristiana».

«Estoy seguro de que la nación ucraniana, profundamente impregnada por el Evangelio en su vida, en su cultura y en sus instituciones, desde su bautismo de hace más de mil años en Kiev, se preocupará por aportar a las demás naciones el dinamismo de su identidad, preservando sus características originales», confesó.