El diálogo interreligioso forma parte de la misión evangelizadora; según el Papa

Implica un profundo respeto por la cultura, explica a obispos indios

| 553 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 26 junio 2003 (ZENIT.org).- El diálogo con los creyentes de las demás religiones forma parte de la misión fundamental de la Iglesia de anunciar a Cristo, único salvador, constató Juan Pablo II este jueves al encontrarse con un grupo de obispos de la India.



Recordando que al despedirse de sus discípulos Jesús les lanzó «una invitación y un desafío a proclamar por el mundo la Buena Nueva», el Papa afirmó que «la evangelización es una tarea que comparten todos los miembros de la Iglesia en virtud de su bautismo».

Escuchaban al Santo Padre los obispos de las provincias eclesiásticas indias de Cuttack-Bhubaneswar, Patna y Ranchi, que concluían su quinquenal visita «ad limina apostolorum» al Papa y a la Curia romana.

«Es por tanto una desgracia que incluso hoy en muchos lugares de la India se pongan obstáculos innecesarios al anuncio del Evangelio», afirmó.

«Los ciudadanos de una democracia moderna no deberían sufrir a causa de sus convicciones religiosas. Nadie debería verse obligado a ocultar su religión para poder disfrutar de los derechos humanos fundamentales, como la educación y el empleo», denunció.

«Íntimamente ligado a los esfuerzos de la Iglesia por evangelizar se encuentra un profundo respeto de la cultura», aclaró el Papa.

«La cultura es el espacio en el que la persona humana se encuentra cara a cara con el Evangelio --dijo--. Respetuosa siempre de las diferencias culturales, la Iglesia quiere comprometer a sus hermanos y hermanas de otras religiones en la promoción de una relación de apertura y diálogo».

«Teniendo esto en cuenta, el diálogo interreligioso no sólo incrementará el mutuo entendimiento y respeto, sino , además, ayudará a desarrollar una sociedad en armonía con los derechos y la dignidad de todos», aseguró.

Este principio de diálogo, subrayó, explica el compromiso de la Iglesia en la India «a favor de la inalienable dignidad de la persona humana a través de sus numerosas instituciones sociales, ofreciendo amor incondicional a cristianos y no cristianos», reconoció.

«Sus escuelas, dispensarios, hospitales e instituciones orientadas al desarrollo integral de la persona humana ofrecen una asistencia de valor incalculable a los miembros más pobres de la sociedad, sin tener en cuenta su religión --recalcó--. Por desgracia, algunos de los honestos intentos de la Iglesia de promover el diálogo interreligioso en su nivel más básico han sido en ocasiones obstaculizados por la falta de cooperación por parte del gobierno y por la hostilidad de algunos grupos fundamentalistas».

«La India tiene fuertes tradiciones de respeto de las diferencias religiosas --recordó--. Espero que por el bien de la nación no se permita el desarrollo de la las tendencias contrarias».

Tras recordar a los obispos que tienen la obligación de continuar con el diálogo interreligioso, el Papa aclaró que «no os tenéis que dejar influenciaros nunca por la indiferencia religiosa. Es vital que el llamamiento de Cristo a hacer discípulos sea anunciado y vivido con convicción por cada cristiano».