''El ecumenismo no es una cosa diplomática o política sino que se refiere a la fe''

Un diálogo urgente con el promotor del ecumenismo en la Santa Sede, cardenal Kurt Koch, a pocos días de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos (II)

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) José Antonio Varela Vidal | 1683 hits

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos comienza este 18 de enero y culmina el próximo viernes 25, en la solemnidad de la Conversión de san Pablo. Es una actividad diseñada para organizarse en las diócesis, parroquias, movimientos, colegios, seminarios y congregaciones. Y no es algo para celebrarlo solo entre los católicos, sino que puede ser una buena ocasión para tender puentes con aquellos representantes de las Iglesias cristianas que buscan la unidad.

Ante la cercanía de esta nueva Semana, cuyo tema central es "¿Qué exige el Señor de nosotros?", inspirado en un pasaje del profeta Miqueas, ZENIT dialogó con el cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, quien tiene a su cargo también el importante diálogo con el Judaísmo.

Ofrecemos a nuestros lectores la segunda y última parte de la entrevista.

La cuestión que preocupa a muchos, es cuando en la Iglesia Anglicana se deciden nuevos cambios...

--Cardenal Koch: Hay una cosa clara. Nuestro objetivo para la unidad es la unidad en la fe, en los sacramentos y en los ministerios; y si los anglicanos cambian todas las cosas en el ministerio, esto se convierte en un gran reto incluso para nosotros. Este desarrollo provoca mucha tensión entre la Comunión Anglicana, y nosotros queremos, necesitamos ayudar a recuperar la unidad anglicana; pero solo si los anglicanos quieren nuestra ayuda.

Otro aspecto que llama la atención es la fuerte secularización en Europa y en otros lugares. ¿Se estudia cómo responderán las Iglesias cristianas a estas corrientes, que anulan y borran a Dios de la vida pública?

--Cardenal Koch: En primer lugar, los cristianos en Europa deben tener en cuenta su responsabilidad sobre este desarrollo, ya que después de la Reforma hemos tenido el cisma, la división, y después de la división han habido muchas guerras confesionales. Diría que estas guerras y situaciones han provocado en Europa que la religión no sea más el fundamento de la unidad en la sociedad, sino la raíz de todos los conflictos. En ese sentido, la sociedad moderna ha tenido que encontrar una nueva base para la unidad de la sociedad, independiente de la religión.

Lo que dice explica muchas cosas hoy en día...

--Cardenal Koch: La página contraria sería que, si el cristianismo quiere ayudar a reencontrar la dimensión religiosa y trascendente en la sociedad europea, debe redescubrir su unidad. El ecumenismo es ahora un gran reto para la situación tan secularizada que vive Europa, ya que solo una voz común de los cristianos --con los valores cristianos--, ayudará a redescubrir dichos valores que son fundamentales en la historia de Europa.

Y la opción de la Iglesia católica por la Nueva Evangelización, ¿qué respuesta ha recibido de las otras Iglesias?

--Cardenal Koch: La Nueva Evangelización debe tener una dimensión ecuménica, porque es obvio que en la oración sacerdotal de Jesús, Él oró para que todos sean uno, y así el mundo crea. La credibilidad del anuncio del evangelio depende de la unidad de la Iglesia. Tengo muchas contrapartes ecuménicas que están contentas con esta iniciativa; pero por otra parte, todavía hay algunos que no lo están. Es muy importante animar a todas las contrapartes ecuménicas a profundizar en este desafío de la Nueva Evangelización.

¿Y quiénes son los más entusiastas?

--Cardenal Koch: Debo decir que ahora existe una gran división en el ecumenismo que atraviesa las Iglesias. Tenemos por una parte un ecumenismo liberal entre católicos y protestantes. Y por otro lado, tenemos la visión de profundizar en los fundamentos de la fe entre las comunidades católica y evangélica. En el segundo grupo, la Nueva Evangelización es un gran desafío.

¿En qué otra actividad está ocupado el Dicasterio que preside?

--Cardenal Koch: En primer lugar, en este Año de la Fe, el reto consistirá en profundizar los fundamentos de la fe en el ecumenismo, porque el ecumenismo no es una cosa diplomática o política, sino que se refiere a la fe. Necesitamos redescubrir nuestra fe común y la confesión de la fe apostólica, y debemos profundizar sobre el objetivo común del ecumenismo. El segundo aspecto es profundizar en lo espiritual, y encontrar las raíces del ecumenismo espiritual y del compromiso con la unidad.

Por último, ¿cómo debe ser la disposición del católico de a pie ante los otros cristianos?

--Cardenal Koch: Me parece muy importante lo dicho por el beato Juan Pablo II, que el ecumenismo no es solo un intercambio de ideas, sino un intercambio de dones. Cada una de las Iglesias tiene sus tesoros particulares en la tradición de la fe. Por eso no debemos tener miedo del ecumenismo, porque es un enriquecimiento. Mi experiencia es que con el ecumenismo me he vuelto más católico. Porque veo también las cosas grandes, las ventajas de nuestra Iglesia, en especial el gran regalo que hemos recibido con el papado, con la primacía del Obispo de Roma como centro de la unidad de la Iglesia, y esto es una gran ventaja.

Es el “gran objetivo”, ¿no?

--Cardenal Koch: El papa Pío XII dijo que el ecumenismo es una idea del Espíritu Santo. Y Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI, todo el mundo está convencido de que el ecumenismo es un don del Espíritu Santo y debemos tener un corazón abierto por este regalo; y escuchar bien lo que quiere decirnos el Espíritu Santo en la situación actual del ecumenismo .

La primera parte de la entrevista en: www.zenit.org/article-44150?l=spanish

Para participar en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2013: www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/weeks-prayer-doc/rc_pc_chrstuni_doc_20120611_week-prayer-2013_sp.html