El Europarlamento «echa fango a la labor de la Iglesia en el tercer mundo»

Declaraciones del director de Fides tras la moción de Estrasburgo

| 1024 hits

ROMA, 8 abril 2001 (ZENIT.org).- El director de la agencia misionera de la Santa Sede, Fides, ha acusado a fuerzas políticas del Parlamento europeo de «querer echar fango sobre el testimonio de la Iglesia en el tercer mundo».



La reacción del padre Bernardo Cervellera tiene lugar tras el voto del pasado jueves en el que fuerzas de izquierdas y liberales del hemiciclo de Estrasburgo aprobaron por mayoría parcial una moción sobre la «responsabilidad de la Santa Sede con respecto a una violación de los derechos del hombre por parte de sacerdotes católicos» (Cf. ZENIT.org).

La propuesta fue aprobada por 65 votos a favor, 49 en contra y 6 abstenciones. Votaron a favor de la condena contra el Vaticano el Partido Socialista Europeo, el Grupo de los Verdes, la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) y el Grupo Liberal Democrático Europeo (ELDR).

El padre Cervellera, en declaraciones a la agencia italiana SIR, rechaza la acusación de que la Iglesia no haya reaccionado ante los casos denunciados: «Los superiores mayores, que redactaron el dossier original, eran sumamente conscientes de la gravedad de los hechos. No estaban haciendo una denuncia contra enfermos de mente o frustrados. Lo que algunos han considerado como lentitud de la Iglesia, ha sido sin embargo un proceso para tratar de entender bien lo sucedido y poder ayudar a las personas involucradas».

«Desde hace dos mil años la Iglesia lucha a favor de la dignidad de la mujer --añade Cervellera--. Las fuerzas políticas europeas que han votado a favor no han comprendido que el problema se debe sobre todo a algunos caracteres culturales todavía presentes en algunas situaciones del mundo, pocas, por cierto».

«El intento de la izquierda europea de criticar al Vaticano me trae a la memoria la campaña lanzada por varias organizaciones no gubernamentales para echar a la Santa Sede de la ONU --continúa diciendo el periodista misionero--. Curiosamente esas ONG´s trataban también de bloquear la influencia del Vaticano en los países en vías de desarrollo. La Iglesia representa el mayor obstáculo a los grupos de presión ("lobbies") económicos y a las campañas "malthusianas" de control de la población».

«Mientras los parlamentarios discuten en Estrasburgo --concluye el director de Fides--, en el mundo hay centenares de miles de sacerdotes y religiosas que arriesgan la vida para cuidar enfermos y hambrientos, en defensa de la promoción de la dignidad de la persona y de los derechos humanos. En particular, gracias a la Iglesia, muchas mujeres africanas y asiáticas han alcanzado una mayor libertad y dignidad y la capacidad para influir en su sociedad».