El Evangelio del día por correo electrónico

Entrevista con el fundador del «Evangelio del día»

| 2204 hits

PARÍS, 30 mayo 2002 (ZENIT.org).- El «Evangelio del día» http://www.evangeliodeldia.org es un nuevo servicio católico en Internet que envía el texto litúrgico del Evangelio del día por correo electrónico.



La iniciativa cuenta con el apoyo del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales y de la Asociación Episcopal de la Liturgia para los países de lengua francesa (AELF).

Zenit ha entrevistado al creador del servicio, Grégor Puppinck, miembro del Centro para la Ley y la Justicia Internacional y director del Centro Francés para la Justicia y los Derechos Humanos Fundamentales.

--¿Cual es su objetivo con este servicio?

--Puppinck: Queremos promover nuevos métodos de evangelización. Durante dos mil años los cristianos han utilizado todos medios de comunicación posibles para «hacer discípulos en todas las naciones» y el correo electrónico es un extraordinario medio de comunicación que, desde nuestro punto de vista, está perfectamente adaptado a la difusión del Evangelio.

La idea nació a finales de los noventa cuando me encontré con un señor ruso que alquilaba todos los días un espacio publicitario en un diario neo-comunista para publicar un pasaje del Evangelio.

Así surgió la idea. Dado que formo parte de esa generación urbana, que va siempre de prisa, que pasa mucho tiempo ante el ordenador, me pareció evidente que el correo electrónico era un medio ideal para difundir el Evangelio.


--¿Cómo funciona el servicio?

--Puppinck: Estamos muy atentos a las necesidades de nuestros suscriptores. Ante todo hay que dejar claro que el servicio del «Evangelio del día» es totalmente gratis y confidencial. La única cosa que pedimos a nuestros abonados es su dirección de correo electrónico. Rechazamos toda forma de anuncio. El Evangelio no es un soporte para hacer publicidad.

Cada suscriptor rellena su «perfil de abonado» en línea, en el sitio web http://www.evangeliodeldia.org. Dado que algunos reciben el mensaje evangélico en el trabajo, ofrecemos la posibilidad de elegir el objeto («subject») que aparece en el mensaje al ser recibido. Por ejemplo, algunos ponen como objeto: «urgente» o «asunto importante».

Cada suscriptor puede escoger entre recibir el Evangelio cada día, o solamente los domingos y fiestas del calendario litúrgico.

--¿Cuáles son sus perspectivas de desarrollo?

Puppinck: Ante todo, en términos de contenido, queremos mantenernos «católicos». Esto supone que el contenido que proponemos sea impecable. Esto nos ha permitido contar con el apoyo del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales y de la Asociación Episcopal de la Liturgia para los países de habla francesa (AELF).

Además del Evangelio del día, vamos a ofrecer otros textos complementarios: los salmos y lecturas de la liturgia, una breve historia del santo del día, y puede ser que propongamos también un comentario del Evangelio por los Santos Padres.

Pero en estos momentos nuestro mayor esfuerzo se centra en la multiplicación del servicio en otros idiomas. Ya tenemos la versión francesa en línea [ http://www.levangileauquotidien.org ], la versión inglesa [http://www.dailygospel.org ] y la versión portuguesa [ http://www.evangelhoquotidiano.org ].

Estamos preparando la salida de la versión italiana y pensando en hacer una edición en árabe, en ruso y en chino. De todos modos, esto supone medios materiales y recursos humanos que por el momento no tenemos.

--¿Quiénes hacen «El Evangelio del día»?

--Puppinck: El equipo del «Evangelio del día» está formado por voluntarios. En un principio sólo trabajaban Bertrand Couderc, programador informático, Geoffroy Pozzo de Borgo, consejero de comunicación, y yo. Nos conocíamos desde hace mucho tiempo, pues éramos guías en los Scouts. Después, hemos conocido a Blandine Jacolin, traductora, a Sébastien Delprat, gráfico, así como a Horacio Lopes de Fatima y José Vitor Adragao de Lisboa, quienes están a cargo de la edición portuguesa.

Hasta ahora, podemos realmente decir que este proyecto ha sido guiado por la Providencia. Por eso, su desarrollo y su continuidad no nos preocupa. No nos pertenece pero ¡aceptamos todo tipo de ayuda!

Hemos alcanzado nuestra primera meta: la gestión y el desarrollo del «Evangelio del día» en diferentes idiomas. Esto exige gente y dinero que no podremos encontrar rápidamente. Por eso seguimos trabajando de manera pragmática, confiando en la Providencia que nos da lo necesario, los medios humanos y materiales.

Somos conscientes de que estamos colaborando de manera concreta en la difusión del Evangelio, gracias al creciente número de suscriptores, creando un nuevo medio de evangelización que sobrevivirá.