El Evangelio y los medios de comunicación: Las paulinas se interrogan

Capítulo general de las Hijas de San Pablo

| 885 hits

ROMA, domingo, 2 septiembre 2007 (ZENIT.org).- El 29 de agosto comenzó en Ariccia (Roma) el capítulo general de las Hijas de San Pablo, también conocidas como paulinas, la Congregación religiosa que se dedica a la evangelización en la cultura de la comunicación. Participan 71 hermanas provenientes de países de los cinco continentes.



Las Hijas de San pablo, fundadas por el Beato Santiago Alberione en 1915 con la colaboración de la venerable hermana Tecla Merlo, cuenta actualmente en el mundo con 2490 miembros, con 261 jóvenes en formación.

Viven en comunidades fraternas (248 comunidades); y desarrollan la misión a través de centros de apostolado para la producción editorial de libros, música, e film, Internet y editorial electrónica, revistas, centros de difusión, librerías, formación crítica en el uso de los medios, radio y televisión.

Su referencia es el apóstol Pablo, modelo del amor apasionado por Cristo, que hace creativa y eficaz cada actividad apostólica.

«La expansión de las paulinas en el mundo ha llegado hoy a 52 naciones: situadas en el primer mundo, o en territorios de gran pobreza, como es el caso de África, en naciones de tradición cristiana, como las de América Latina, o donde la Iglesia es una minoría, como Japón, o insertas en países islámicos como Pakistán», afirma la Congregación en un comunicado enviado a Zenit.

«Las nuevas fundaciones logradas en los últimos diez años han sido diversas: cuatro en países de la Europa del Este, en dos países latinoamericanos, cinco países africanos y dos asiáticos; entre los últimos el Vietnam. Mientras están en gestación fundaciones en el sur de Sudán e Indonesia».

«Lugares y contextos muy diversos, pero penetrados por de la comunicación potente y ambivalente de los medios, que interpela a la Iglesia para la divulgación de la verdad y de los valores de la vida cristiana», añade el comunicado.

«Por esto, en cada país, las paulinas, enviadas por la Iglesia, asumen los medios, pequeños y grandes, según las situaciones y las posibilidades, para el trabajo apostólico. Esto es de hecho su carisma», aclara la Congregación.

El texto revela que «en el Capítulo general las Hijas de San Pablo se interrogan sobre la responsabilidad de evangelizar con eficacia en la compleja y difícil realidad de la comunicación de hoy; cómo llegar con la Palabra de Dios a los más pobres, cómo intensificar sinergias y colaboración con los laicos; cómo cualificar las relaciones en el espíritu de familia; cómo dar un alma a la comunicación».

«Reflexionan sobre su vida de apóstoles de Cristo --aclara el comunicado--, analizando a la luz del Espíritu sus opciones personales y de Congregación, para saber mirar con realismo a las expectativas más profundas de la humanidad y buscar nuevos caminos para el Evangelio, en el moderno areópago de la comunicación».

El Capítulo prevé la elección del nuevo Gobierno general y la determinación de las opciones prioritarias de acción apostólica para los próximos 6 años.

Más información en http://9cg.paoline.org.