El franciscano Víctor Chumillas, mártir de la persecución religiosa en España

Pronto será beatificado

| 1156 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 20 diciembre 2005 (ZENIT.org).- Entre los 34 mártires de la persecución religiosa que tuvo lugar durante la guerra civil española, se encuentra Víctor Chumillas Fernández, sacerdote de la Orden de los Frailes Menores (1902-1936).



Benedicto XVI ha autorizado a la Congregación para las Causas de los Santos la publicación del decreto que reconoce su martirio, según informó este martes la Oficina de Información de la Santa Sede. Será beatificado junto a 21 compañeros mártires de la misma orden franciscana.

Al ser mártires, el proceso de beatificación no requiere un milagro.

Víctor Chumillas nació en Olmeda del Rey (Cuenca) el día 28 de julio de 1902.

Recibió la instrucción primaria en la escuela mixta de su pueblo natal, que amplió luego con la ayuda del párroco y de un seminarista como preparación para su ingreso en el seminario franciscano.

Profesó en la Orden Franciscana en Arenas de San Pedro (Ávila) en 1918. Fue ordenado sacerdote en 1925. Impartió clases en los seminarios y en 1935 fue nombrado Guardián- Rector de la Comunidad y Teologado Franciscano de Consuegra (Toledo).

Creó la revista «El Cometa», en la que aparecían ensayos sobre religión, ciencias y arte, además de trabajos humorísticos; actuaba como cantor y organista, componía cánticos religiosos y poesías, organizaba veladas musicales y realizaba trabajos de albañilería, electricidad y similares.

Fue encarcelado con toda su comunidad en agosto de 1936. Confortó y animó a todos ante el martirio por Cristo, que padeció con cinco sacerdotes y 14 estudiantes teólogos de su comunidad, en Boca de Balondillo (Fuente del Fresno, Ciudad Real), el 16 de agosto de 1936.

Está sepultado con todos ellos en la Iglesia franciscana de San Juan de los Reyes (Toledo).

Según algunas fuentes, los asesinados por odio a la fe católica durante la revolución de Asturias (octubre de 1934) y la guerra civil española oscilan entre 7.000 y 10.000 víctimas.