El futuro cardenal Rylko pide a las cofradías «madurez eclesial»

Para poder responder a los «desafíos dramáticos que la Iglesia tiene que afrontar»

| 1318 hits

MURCIA, jueves, 15 noviembre 2007 (ZENIT.org-Veritas).- El futuro cardenal Stanislaw Rylko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, presidió este miércoles la misa de apertura del II Congreso Internacional de Cofradías y Hermandades, que bajo el título «La imagen procesional: Arte y devoción», organiza la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) y el Cabildo Superior de Cofradías de Murcia.



Durante la homilía, monseñor Rylko pidió a las Cofradías --para poder responder «a las grandes expectativas de la Iglesia»-, que se enfrenten «con seriedad la importante tarea que el siervo de Dios Juan Pablo II confiara a todas las agregaciones laicales: tender hacia la «madurez eclesial».

Según el prelado, esta madurez se consigue a través de la vocación de todo cristiano a la santidad; la obediencia incondicionada al Magisterio de la Iglesia, «tanto en la doctrina como en la praxis de la vida cotidiana»; la obediencia y la comunión con los Pastores en las diócesis y parroquias; el anuncio de Cristo al mundo; y la transformación de la sociedad desde dentro, sin huidas.

«Siguiendo estos principios fundamentales, vuestras cofradías se convertirán realmente en escuelas de formación de un laicado maduro y misionero, capaz de responder generosamente a los desafíos dramáticos que la Iglesia debe afrontar en nuestra época», añadió.

El prelado dijo que en nuestros días, somos testigos «del difuso redescubrimiento de la piedad popular, caracterizada en particular por el florecimiento de las cofradías», que están «presentes en la Iglesia desde el medioevo», y «han sido las primeras formas de agregación del laicado católico, desenvolviendo a través de los siglos una función importantísima».

En este sentido, y junto al florecimiento de los nuevos movimientos, monseñor Rylko dijo que no podemos olvidar «los carismas «antiguos» que a pesar del paso de los siglos, han sabido conservar hasta hoy su extraordinaria vitalidad y fuerza».

«¡La Iglesia os debe tanto!» dijo monseñor Rylko a los cofrades. «A través de los siglos las cofradías han sido verdaderas escuelas de vida cristiana y santidad, de profunda espiritualidad y ardiente devoción a Cristo, contemplado sobre todo en el misterio pascual, a la Virgen y a los Santos Patrones», añadió.


Asimismo, les pidió que sirvan «a la misión de la Iglesia en nuestros tiempos!», para que las cofradías no sean «solamente el recuerdo de un pasado glorioso y benemérito», o «una especie de «piezas de museo» para admirar con nostalgia», sino «una realidad viva y presente que la Iglesia mira con confianza y esperanza».

«Éstas han sabido resistir frente al difuso proceso de secularización de nuestro viejo continente, dando vida a un renacimiento sorprendente»,subrayó.

El texto completo de la homilía puede leerse en la sección «Documentos» de la agencia Veritas (www.agenciaveritas.com).