¡El futuro de la humanidad se fragua en la familia!

Trienio de los obispos de Paraguay para preparar el Año de la Fe

| 1986 hits

ASUNCIÓN, viernes 11 noviembre 2011 (ZENIT.org).- Los obispos de Paraguay han escrito un mensaje dedicado a la familia, en el contexto de la Misión Permanente y dentro del Año de la Fe promulgado por el papa. Ofrecemos a los lectores el texto completo del mensaje.

Los obispos hacen la convocatoria de un trienio dedicado a la familia, en preparación al Año de la Fe promulgado por el papa.

Según los obispos paraguayos, “la vocación de familia se está desvirtuando y deteriorando con una rapidez inusual no experimentada en otros tiempos”.

Algunos medios de comunicación, denuncian los prelados, “banalizan o relativizan el rol de las familias. Insisten en su imagen desdibujada del tipo de familia: proponen la infidelidad matrimonial, la homosexualidad, y la violencia intrafamiliar”.

“Se constata un número cada vez mayor de separaciones y divorcios. Persiste la mentalidad abortista, el feminismo exacerbado, el relativismo moral”, lamentan.

Les preocupan las familias incompletas, la situación de madres solteras y las consecuencias de la pobreza, de la falta o insuficiente educación debido a la marginalidad.

En un apartado, dedicado a la mujer, afirman que “han merecido en el conjunto de la vida eclesial y social un respeto que no siempre recibieron, y un espacio adecuado que no siempre obtuvieron”. “Fueron –añaden- y son educadoras de la fe. En momentos difíciles han sido portadoras de justicia y libertad. Muchas de ellas llevaron socorro a los presos, otras ofrecieron sus vidas por un Paraguay mejor, y tantas mujeres de hoy, como ayer y siempre, siguen luchando, incluso desde la convicción de su fe cristiana, por un Paraguay fraterno y justo”.

Respecto a los varones, afirman que “es de suma importancia reflexionar sobre la responsabilidad del varón y padre de familia”. Denuncian que la imagen del padre, reflejo de Dios, no ha sido siempre la imagen que han transmitido muchos progenitores, por el contrario, “muchos varones” “llevados por el alcohol se han manifestado agresores de su familia y de sus hijos” cuando no llevados por “la tentación de ceder a la violencia, infidelidad, abuso de poder, drogadicción, alcoholismo, machismo, corrupción y abandono de su papel de padres”.

Recuerdan que “retos nuevos” “nos piden ser voz de los que no tienen voz. El niño que está creciendo en el seno materno y las personas que se encuentran en el ocaso de sus vidas, son un reclamo de vida que grita al cielo y que no puede dejar de estremecernos”.

Concluyendo, los obispos paraguayos proponen un trienio dedicado a la familia, con propuestas, en primer lugar al Estado Paraguayo en la línea de proteger el matrimonio civil entre varón y mujer y a la familia.

A las diócesis y parroquias del país para que la evangelización de la familia sea transversal a toda la pastoral eclesial.

Al departamento eclesial de la familia para que anime y colabore en la realización de la Misión Continental Permanente, centrando su servicio en la y a la familia cristiana.

Se puede leer el mensaje completo en: http://www.zenit.org/article-40885?l=spanish.