El Gaucho llega al Vaticano

Exposición "El Gaucho. Tradición, arte y fe" en el Braccio de Carlo Magno en la plaza de San Pedro

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 903 hits

Hoy se ha inaugurado en el Vaticano una muestra única en su género "Argentina - El Gaucho, tradición, arte y fe". Por primera vez en el Vaticano y en Italia se presenta el gran patrimonio artístico que ha caracterizado y caracteriza la historia y la tradición del pueblo argentino.

La muestra, dividida en diferentes secciones y organizada por Artifex y la región de las Marcas, es el resultado de una atenta selección de obras pertenecientes a importantes coleccionistas argentinos que han puesto a disposición sus obras, muchas de las cuáles dejan el país por primera vez.

Conocer Argentina, su cultura y su historia es la intención de esta exposición. La fraternidad entre el pueblo argentino y el italiano rinde una homenaje a las dos naciones que comparten un largo recorrido de historia. La muestra es un considerado homenaje al papa Francisco, a su tierra y a sus orígenes italianos. Aunque hay que considerar que este homenaje ha sido casual, ya que la muestra empezó a organizarse en agosto del 2012, cuando aún era papa Benedicto XVI.

El curador de la muestra, Roberto Vega Andersen, ha explicado a ZENIT, quién fue el Gaucho: "nació en la segunda mitad del siglo XVIII. Argentina era una región muy pobre en ese tiempo porque en realidad cuidaba estratégicamente el desarrollo del Perú que era donde estaban las minas productoras de plata. Se pretendía que no se ocupara ese territorio por, sobre todo, Portugal que era la otra potencia ultramarina. En ese momento se crea por primera vez un gobierno virreinal español en Río de la Plata y comienza el desarrollo económico regional, a través de la ganadería. El protagonista central de este desarrollo es un jinete y ese jinete va formando su personalidad en ese tiempo y deviene en el gaucho que hoy conocemos todos. Ahí están las raíces del gaucho. Luego la figura del gaucho es utilizada como hombre guerrero y como lealtad absoluta, en todas las guerras civiles que permiten las formación definitiva de la Agentina. Queda una imagen doble del gaucho en la historia, un gaucho que ama la libertad y un gaucho guerrero".

Por eso, ha explicado "nosotros hemos tratado de reflejar  lo mejor de ese gaucho que es su nobleza y su espiritualidad".

También ha matizado que la intención de esta exposición desde el inicio fue "traer una imagen del gaucho al Vaticano y debíamos abordarla desde un aspecto que era casi desconocido en las exposiciones, que era su imagen religiosa. Es decir, su actitud religiosa". Él, nos ha contado,en realidad no era un gran practicante, pero "cuándo realiza alguna tarea siempre se encomendaba a Dios". Esta religiosidad se puede ver en muchos de los objetos de platería, no sólo realizada por él sino encargada por él a un orfebres para que la realizara a su gusto,  "amó siempre la orfebrería y quiso que reflejara su personalidad" y es muy común encontrar en estos objetos la figura de un ángel.

Hablando sobre el papa, el curador de la obra, ha manifestado su deseo de que Francisco tenga ocasión y se acerque a visitar la exposición.

Durante la rueda de prensa de presentación, María Pimentel, directora de Artifez Argentina, ha señalado sobre el gaucho que es "una de las figuras más entrañables de la argentinidad" y que esta muestra es un "testimonio de un estilo de vida".

Por la fuerte unión que existe entre la región de Las Marcas y Argentina y los intercambios que han visto la colaboración entre la sociedad Artifex, la región de Las Marcas y las instituciones argentinas en ocasión de la exposición "Maravillas de Las Marcas", realizada primero en el Braccio de Carlo Magno y después en Buenos Aires, la muestra "Argentina - El Gaucho, tradición, arte y fe" será expuesta del 4 de julio al 1 de septiembre en los nuevos espacios expositivos de las Cantinas del Bramante en la Casa de Loreto.

Compuesta por más de 200 obras, entre pinturas, impresos, fotografías antiguas y artísticas, objetos de oro y plata, tejidos preciosos antiguos y modernos y documentos históricos, presenta un recorrido expositivo articulado en tres secciones bien diferenciadas: la primera iconografía, la segunda dedicada al gaucho y la tercera a la memoria de José Cura Brochero Gabriel del Rosario.

En la primera sección hay una amplia panorámica sobre los lugares y las gentes, retratos históricos que transmiten y cuentan de cerca la vida y las costumbres del pueblo argentino. Con la llegada de los colonizadores a Agentina, se conocieron, junto al proceso de evangelización, el precioso arte de la orfebrería. Los orfebres españoles transmitieron las técnicas más refinadas para la creación de objetos litúrgicos.

La segunda sección de la exposición está dedicada a los gauchos y a la cultura gauchesca. El gaucho es el personaje símbolo de la Pampa. 

Finalmente la tercera sección recuerda al Cura Brochero, un sacerdote diocesano de origen argentino y de familia católica italiana, nacido en 1840 en la ciudad de Santa Rosa de Río Primero, en la provincia de Córdoba. El 20 de diciembre de 2012, el papa emérito Benedicto XVI firmó el decreto para su beatificación.

La proyección dentro de la muestra de varios vídeos procedentes de Argentina, dan un significativo testimonio del país. En el año de la fe, la muestra quiere ser testimonio de uno de los recorridos de la historia y de la fe en Argentina.