El lado más ignaciano del papa Francisco

"Sanar de la corrupción" y "Humildad, el camino hacia Dios", los dos primeros libros del papa en italiano

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 2144 hits

El mensaje de papa Francisco es difícilmente digerible por el riesgo de considerarlo o solamente espiritual, casi abstracto en este sentido, o considerarlo como un libro de denuncia social. El hecho es que además de esto hay algo más. Indica un camino completamente espiritual a un cambio radical de las estructuras sociales. Combinar estos dos aspectos no es sencillo, por eso es un libro muy rico, porque no es simplificable. Así ha definido el padre Antonio Spadaro SJ los dos primeros libros en italiano del papa Francisco, Guarire dalla Corruzione (Sanar de la corrupción) y Umiltà la strada verso Dio (Humildad, el camino hacia Dios), publicados por la Editrice Missionaria Italiana (EMI). Los textos recogen dos meditaciones del entonces arzobispo de Buenos Aires que dibujan la espiritualidad ignaciana. Se trata de textos que el cardenal Bergoglio dio para la reflexión en su diócesis, reunida en asamblea en 2005.     

Ambos textos son un reflejo de la espiritualidad de san Ignacio de Loyola que se expresan en los Ejercicios Espirituales para describir los mecanismos profundos y ofrecer caminos de solución a fenómenos de extrema actualidad como la corrupción, en la sociedad e incluso en la Iglesia, y la urgencia de una vida eclesial marcada por la caridad fraterna.    

Los libros se han presentado esta mañana a la prensa en la sede de la revista de los jesuitas La Cilviltà Cattolica. Han estado presentes Lorenzo Fazzini, director de la editorial, don Luigi Ciotti, fundador de Libera, Lucetta Scaraffia, editorialista del diario vaticano L'Osservatore Romano y el padre Antonio Spadaro SJ, director de La Civiltà Cattolica.

Durante la presentación se han resaltado algunas características del papa, como su "pobreza jesuita", o su gran "libertad interior", además de destacar la continuidad del papado de Francisco respecto al de Benedicto XVI, "dos papas muy diferentes, delante del mismo escenario con el mismo espíritu".

El director de EMI, Lorenzo Fazzino, ha destacado de este papa que es un "misionero, como nuestra casa editorial", y que, "en los títulos de los libros, se puede entender el programa de este papado".

También la profesora Scaraffia ha explicado que estos libros muestran la parte más ignaciana del papa Francisco, por lo que ayudan a entender más sobre su persona. Ha matizado cómo uno de los dos libros habla de la corrupción de una forma muy profunda, de la corrupción espiritual y teológica. Ha afirmado que existe una cultura de la corrupción en la que el pecado se vuelve aceptable. De la misma forma la profesora ha matizado la unión y complementariedad de Francisco y Benedicto XVI. "Son diferentes pero tienen la misma intensidad en la oración, su complementariedad es una riqueza de la Iglesia". "Benedicto XVI nos ha dado todos los instrumentos para leer la corrupción en la cultura que nos rodea y el papa Francisco nos enseña a ver cómo, también en el interior de nuestra alma, esta corrupción puede actuar y cómo nosotros tenemos los instrumentos para combatirla", ha afirmado.

Spadaro ha querido destacar además que, en algunas ocasiones, los "gestos del papa Francisco han sido interpretados con mucha superficialidad. Pero en Francisco "hay mucha profundidad". Ha explicado que para un jesuita la pobreza no es una elección, es una vocación, no es solamente una "ideología de la pobreza".

Don Luigi es el fundador de Libera, una asociación de promoción social que se dedica a coordinar la sociedad civil contra todas las mafias, y favorecer la creación y el desarrollo de una comunidad alternativa a las mismas mafias. Ha recordado a otro jesuita que también habló de corrupción, el cardenal Martini en el año 1984 habló de "tres tipos de peste", junto con la soledad y la violencia, mencionó la "corrupción blanca".

Para concluir el padre Antonio Spadaro ha destacado que "la digestión de estos libros es fuerte", son libros con los que el lector se siente interpelado. "Si quieres estar tranquilo y que sean los otros los que actúen, no te compres estos libros", bromeó. En ellos, el papa habla de un compromiso social pero con una gran profundidad espiritual.

Al finalizar el encuentro el director de La Civiltà Cattólica ha atendido a los medios y para profundizar un poco en la figura del papa.  

Ha afirmado que "este papa es una persona que va directo a la gente, directo al corazón de la gente", además  "el mensaje del papa pasa y fluye con gran facilidad", "se comprende y se comunica sin las barreras clásicas intelectuales".

ZENIT le ha preguntado sobre el aspecto más pedagógico de Francisco ya que con tres palabras ha conseguido hacer homilías que se recuerdan con facilidad, a lo que Spadaro ha contestado que "él usa un ritmo que es el típico de las meditaciones de san Ignacio, un ritmo ternario que ayuda a la comprensión y a la memorización", "otro aspecto importante es el uso de las imágenes, que son muy fuertes, las metáforas que actúan en la imaginación y ayudan a la memorización".

Estos dos aspectos, ha explicado, se unen también a su capacidad de "comunicar físicamente, con los gestos, hace comprender cómo la atención al otro es lo más importante".