El limosnero del Papa celebra el funeral del sin techo fallecido cerca del Vaticano

"Dar a los pobres la dignidad de los hijos de Dios", pide en la homilí­a el padre Policarpo Nowak

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1006 hits

Alexander Pawlewski, un hombre polaco de 63 años, uno de los tantos sin techos que duermen cada día en la zona cercana al Vaticano y de los que cuida desde hace treinta años la Comunidad de San Egidio, falleció la noche del 10 de diciembre. En clima de gran serenidad y de ambiente familiar tuvo lugar el funeral ayer por la tarde en la capilla de la Universidad Pontificia Urbaniana.

Monseñor Konrad Krajewski, limosnero del papa Francisco fue el encargado de celebrar el funeral en presencia de los estudiantes universitarios y de algunos compañeros de la calle de Alexander.

Fue una ceremonia sencilla con muchas flores, cantos y abierta a quienes con la oración han querido saludar por última vez a Alexander Pawlewski, según narra una noticia publicada hoy en Radio Vaticano.

Durante la homilía, el padre Policarpo Nowak, de la Secretaría de Estado, destacó que "con la crisis económica, espiritual y moral de hoy, los corazones de muchos se enfrían y muchos mueren en condiciones deshumanas. Debemos defendernos del mal más difundido: el egoísmo, la indiferencia, ofreciendo más tiempo al prójimo y reconociéndole sobre todo la dignidad de hijo de Dios".

Asimismo, ha preguntado "¿cuándo encontramos a los pobres, sentimos estima por ellos o los humillamos? Para concluir ha recordado que Cristo se ha hecho hombre eligiendo la pobreza y por tanto reiterando que "los pobres son los verdaderos parientes privilegiados de Jesús, como de María. Tratémosles y mirémosles así".

Por su parte, Carlo Santoro de la Comunidad de San Egidio ha subrayado que "creemos que las personas que están en la calle, los pobres, sean exactamente como nosotros y como nosotros tienen derecho a un bonito funeral, teniendo en cuenta que a menudo, sin embargo, se trata de personas que mueren solas y que nadie sabe que han muerto".

Así, ha añadido que "monseñor Krajewski representa la cercanía del Papa. Invita un poco a toda la ciudad a reconvertirse en familia que está junto a los pobres, junto a los que sufren, a quien no tiene a nadie. A menudo los pobres quedan muy en el anonimato: nosotros intentamos hacerles emerger un poco".