El lunes comienza el consistorio extraordinario de cardenales en el Vaticano

Evangelización entre culturas y religiones diferentes, uno de los temas

| 1006 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 17 mayo 2001 (ZENIT.org).- El cardenal Francis Arinze, encargado por Juan Pablo II de las relaciones con las demás religiones, ha ofrecido revelaciones sobre los argumentos que afrontará el consistorio extraordinario que se celebrará la próxima semana en el Vaticano.



Del 21 al 24 de mayo todos los cardenales del mundo, también aquellos que han cumplido los ochenta años, se reunirán en el Vaticano para hacer un examen de los desafíos que tiene que afrontar la Iglesia a la luz de la carta apostólica «Novo millennio ineunte», con la que Juan Pablo II clausuró el Jubileo del año 2000.

Entre los argumentos a discusión se encuentra el de la evangelización en los diferentes contextos socioculturales del mundo de hoy.

El cardenal Arinze (Nigeria, 1932), presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, lo ha explicado así a los micrófonos del programa informativo internacional de Radio Vaticano: «El Evangelio no cambia y por tanto el mandato que Jesús dio a la Iglesia, es decir, compartir la Buena Nueva de la salvación en Jesucristo, único salvador, sigue siendo actual y no puede cambiar. Ahora bien, es necesario llevar este mensaje a cada hombre, en cada cultura y en cada pueblo del mundo».

Por este motivo, añade, «es necesario encontrarse con las personas de otras religiones, no sólo para entablar un diálogo y colaboración, sino también para compartir con ellos la Buena Noticia de la salvación en Jesucristo».

«La religión se propone; no se impone: pero hay que proponerla», insiste el purpurado africano al afrontar uno de los argumentos centrales de esta reunión del «Senado» de la Iglesia.

«Hay muchas personas en el mundo que están en espera de esta Buena Noticia. Cada uno de nosotros --no sólo los cardenales, obispos, religiosas y religiosos…, sino todos los bautizados--debe preguntarse: "¿Qué hago yo con el espíritu del Evangelio?", siguiendo las indicaciones del Santo Padre en la "Novo Millennio Ineunte"»

De este modo, «la Iglesia seguirá estando cada vez más presente en el mundo» a inicios de milenio, concluye el cardenal Arinze.