El materialismo lleva al aislamiento, advierte el Papa a obispos coreanos

Invita a redescubrir el sentido personal y comunitario del Bautismo

| 1454 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 3 diciembre 2007 (ZENIT.org).- Benedicto XVI alentó este lunes a los obispos de Corea a ofrecer respuestas ante el materialismo y la concepción de una vida sin Dios que, como constató, llevan al aislamiento de las personas.

Fue la consigna que dejó a los prelados del sur de la península al concluir su visita quinquenal «ad limina apostolorum» al Papa, junto al obispo católico de Mongolia, monseñor Wenceslao Padilla.

El encuentro tuvo lugar después de que el pontífice leyera los informes que le han entregado los prelados y de haber mantenido encuentros personales con ellos.

Con esta información constató «el atractivo del materialismo y los efectos negativos de una mentalidad secularizada», que experimenta Corea en general y la comunidad católica en particular.

«Cuando hombres y mujeres se separan de la morada del Señor, inevitablemente vagan en el aislamiento individual y en la fragmentación social, pues sólo en el Verbo hecho carne se aclara verdaderamente el misterio del ser humano», explicó.

Ante esta realidad, el Papa pidió a los obispos «que luchen para asegurar que el lazo de comunión que une a Cristo con todos los bautizados sea salvaguardado y experimentado como el corazón del misterio de la Iglesia».

«Con sus ojos puestos en el Señor, los fieles deben hacerse eco de nuevo del grito de fe de los mártires: "conocemos y creemos en el amor que Dios nos tiene" », añadió.

«Esta fe es apoyada y alimentada por un constante encuentro con Jesucristo, que sale al paso de los hombres y las mujeres a través de la Iglesia ».

La comunidad católica en Corea del Sur es una de las más dinámicas de Asia: creció en el último año en más de 100 mil fieles, alrededor del 2,2% del total, según informó la Oficina de Estadística de la Conferencia Episcopal deCorea, que publicó en 2007 los datos de un censo actualizado el 31 diciembre 2006.

Según el censo, los católicos en Corea son 4.768.242, el 9% de la población coreana. En 2006 hubo 147 mil nuevos bautismos, con un crecimiento registrado especialmente en la diócesis de Suwon y Daegu, ha informado la agencia Fides.

El Papa sin embargo se hizo portavoz de la preocupación de los obispos, pues «muchos de los nuevos bautizados adultos que han sido acogidos en la Iglesia en vuestra región cada año desfallecen en el compromiso de la plena participación en las celebraciones litúrgicas».

Por este motivo, insistió en la necesidad de acompañar gozosamente con la liturgia y el sacramento de la Eucaristía a los nuevos bautizados.