El “Meeting” de Rímini 2011 concluye con casi 800.000 visitantes

“La naturaleza del hombre es relación con lo infinito”, tema de la edición 2012

| 1835 hits

RÍMINI, martes 30 de agosto de 2011 (ZENIT.org) – 113 encuentros, 321 ponentes, 10 exposiciones, 26 espectáculos, gracias a la contribución de casi 4.000 voluntarios (de los cuales 140 extranjeros). Con el resultado de casi 800.000 visitantes de 38 nacionalidades distintas. Son los números de la última edición del Meeting de la amistad entre los Pueblos, que concluyó el pasado sábado en Rímini sobre el tema “Y la existencia se convierte en una inmensa certeza”.

El Meeting se inauguró con el mensaje del Papa Benedicto XVI a los participantes, en el que recordaba que “el hombre no puede vivir sin una certeza sobre su propio destino”.

En la inauguración del evento, el presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, subrayó la necesidad de animar a los jóvenes a “hablar el lenguaje de la verdad”, también en tiempos de crisis.

“Lleváis en el tiempo de la incertidumbre vuestro anhelo de certeza”, exhortó el Jefe del Estado. “Por todo esto representáis un recurso humano para nuestro país. Hacedla valer aún más: es mi deseo y mi aliento”.

Así se expresó la presidenta del Meeting de Rímini, Emilia Guarnieri, en la rueda de prensa final: “Contando la historia de nuestro país (en particular en la exposición 150 años de subsidiariedad, ndr), interrogándonos sobre la crisis y sobre la situación internacional, ahondando la mirada en la cultura del pasado y en la de nuestro tiempo, hemos visto suceder algo ante nuestros ojos: es decir, que la existencia se convierte en una enorme certeza”.

“Hemos encontrado a personas llegadas desde todas partes del mundo – añadió – para contar la propia experiencia, las cuales, por una certeza viviente en su existencia, pueden mirar de modo distinto situaciones de crisis y afrontarlas con una positividad sorprendente”.

Guarnieri citó por tanto algunos de los numerosos invitados de toda procedencia geográfica, cultural y religiosa, todos testigos “de la amistad entre los pueblos”: el cardenal Antonios Naguib, el obispo Armiah, el rector de Al Azhar Usamah Elabed y “compañeros de viaje” ya históricos del Meeting como Farouq Wael, Joseph Weiler, Andrew Davidson, John Milibank.

El Meeting de Rímini se confirmó como lugar privilegiado de diálogo interreligioso, como atestigua la intervención en la manifestación de Abdel Fattah Hassan, traductor al árabe de “El riesgo educativo” de don Giussani.

La introducción del profesor Costantino Esposito, que desarrolló a nivel filosófico el tema del Meeting, fue saludada por Emilia Guarnieri como una respuesta al “fácil pero ilusorio consuelo por una parte del naturalismo, según el cual tódo sería explicable 'en base a determinados factores y mecanismos físico-químicos y neuronales’, por la otra del relativismo cultural”.

Guarnieri citó también la presencia de muchos católicos – laicos y eclesiásticos – en el Meeting: entre otros, el filosofo Fabrice Hadjadj, los cardenales Dionigi Tettamanzi y Robert Sarah y el custodio de Tierra Santa, padre Pierbattista Pizzaballa.

Todos estos dieron un fuerte testimonio de su experiencia concreta de Cristo en el mundo, coherentemente con cuanto se hizo con la muestra “Con los ojos de los apóstoles”, reconstrucción realista del inicio de la predicación de Jesús en Cafarnaúm.

Los empresarios y los políticos que intervinieron en el Meeting, prosiguió Guarnieri, “se encontraron frente a un pueblo una vez más de 'hombres sin patria’, es decir, libres, un pueblo que dice a Italia que este país no es algo que nace de lo alto, en los grandes ateneos financieros internacionales, sino que nace de la creatividad hija de una posición humana generadora de hombres capaces de deseo, realismo e ideal, única solución para evitar convertirnos en un país para viejos”.

“Personas seguras de una cosa sola, esencial, querida a cada uno: la propia experiencia de hombres verdaderos, seguros y por ello irreductibles a cualquier tipo de poder, porque reconocen que las fuerzas que cambian la historia son las mismas que cambian el corazón del hombre. El hombre, de hecho, no es artífice de sí mismo, sino que está marcado por algo de Otro”, concluyó Guarnieri.

Al término de la rueda de prensa se anunció a Tokio como sede del próximo Meeting internacional (27-31 de octubre de 2011), mientras que el tema de la próxima edición de Rímini (19-25 de agosto de 2012) será “La naturaleza del hombre y la relación con el infinito”.

Por Luca Marcolivio, traducción del italiano por Inma Álvarez