El Míting de Comunión y Liberación reúne en Rímini a 700 mil personas

| 645 hits

RIMINI, 21 agosto (ZENIT.org).- Se inauguró ayer en Rímini la XXI edición del Míting por la Amistada entre los Pueblos, organizado todos los años por el movimiento eclesial Comunión y Liberación, en los pabellones de la feria de exposiciones de esta turística ciudad italiana.



La iniciativa, que concluirá el próximo sábado, ofrece más de cien encuentros entre personajes de relevancia internacional e italiana. Provienen del mundo de la cultura, de la religión, de la política y de la actualidad. Además, presenta veinticinco espectáculos y diecisiete exposiciones entre las que se encuentran dos que tienen carácter oficial en este Jubileo: una sobre el arte portugués, presentada en el centro de Rímini; y otra sobre los apóstoles Pedro y Pablo, que se encuentra en Roma, en el Palacio de la Cancillería, hasta el próximo 10 de septiembre, realizada en colaboración con los Museos Vaticanos y con el patrocinio del Consejo Pontificio para los Laicos.

En total, en todas las actividades que ofrece esta semana el Míting, participarán unas 700 mil personas.

Entre los participantes más conocidos de esta edición del Míting de Comunión y Liberación, cabe destacar la presencia del cardenal de Bolonia, Giacomo Biffi, quien intervino hoy por la tarde, y los políticos Silvio Berlusconi, líder de la oposición política en Italia y magnate de los medios de comunicación; Romano Prodi, presidente de la Comisión Europea; y Giulio Andreotti, antiguo representante de la Democracia Cristiana en Italia, quien participó en gabinetes gubernamentales de ese país durante más de 40 años tras la segunda guerra mundial.

En el mensaje enviado con motivo de la apertura del Miting, Juan Pablo II ha subrayado la oportunidad del tema escogido este año: «Dos mil años: un ideal sin fin», en referencia al Jubileo. «La misma realidad de este encuentro --escribe el Papa a la «familia del Miting», como él la ha definido-- queréis hacer eco de manera explícita y consciente al gran misterio que está viviendo toda la Iglesia durante este año jubilar: la encarnación del Hijo de Dios, un misterio que trasciende al hombre y la historia y que al mismo tiempo los penetra profundamente».

En la tarde de ayer, el Miting escuchó la extraordinaria experiencia de Gregoire Aboungbonon, fundador de la Asociación San Camilo de Bouaké, en Costa de Marfil, quien testimonió el trabajo que ha realizado junto a sus compañeros a favor de la recuperación e integración social de los enfermos mentales: «Estas personas, en nuestro país, son hombres sin dignidad, abandonados a su destino en las ciudades», afirmó. «Nuestra apuesta por su curación consistió en amarles para que volvieran a confiar en ellos mismos».

Comunión y Liberación, más conocido entre sus miembros, con las iniciales «CL», es un movimiento eclesial fundado por el sacerdote italiano Luigi Giussani. Sus orígenes se remontan a 1954. Comenzó en la ciudad de Milán y, tras difundirse rápidamente por toda Italia, hoy está presente en cerca de setenta países en todos los continentes. El objetivo de la vida de CL es proponer la presencia de Cristo como única y verdadera respuesta a las exigencias profundas de la vida humana en todos los tiempos.