El nuevo secretario general del Gobierno de la Ciudad del Vaticano elevado a obispo

Es el padre Fernando Vérgez Alzaga L.C. deberá coordinar y controlar las varias direcciones y favorecer la formación humana y espiritual de los trabajadores

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1019 hits

 El santo padre Francisco ha enviado un mensaje al presidente del Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano, cardenal Giuseppe Bertello, en ocasión de la elevación a la dignidad episcopal del secretario general del mismo ente, el padre Fernando Vérgez Alzaga L.C.

En el texto, el papa explica que la tarea de Vérgez será "desarrollar todas las funciones administrativas inherentes a tal oficina, coordinar y controlar el trabajo de las varias direcciones componentes de dicho Gobernatorato, y vigilar las actividades de los colaboradores y trabajadores del Estado de la Ciudad del Vaticano".

Así mismo, añade el pontífice que "no hay duda que los trabajadores del Gobernatorato en sus distintos sectores son parte importante de esa particular comunidad de trabajo formada por hombres y mujeres, sacerdotes, religiosos y laicos que trabajan en los distintos dicasterios y oficinas a servicio de la Santa Sede". Recuerda también Francisco que esta comunidad tiene sobre todo un carácter "unitario aún en las distintas tareas". Y "debe tener muy presente las verdades principales de la doctrina católica sobre el trabajo humano y, al mismo tiempo la peculiar conexión con la Sede Apostólica siendo un contacto inmediato con el Sucesor de Pedro".

Del mismo modo, añade que "de la naturaleza específica de la Sede Apostólica, que tiene una misión espiritual y pastoral a favor de la Iglesia en Roma y de la Iglesia Universal, deriva la responsabilidad especial de aquellos que están unidos a ella con vínculo de trabajo, y el compromiso de escrupulosa fidelidad a todas las tareas y deberes asignados en el trabajo, en la profesionalidad y en la honestidad de la vida".

Citando la Carta del Sumo Pontífice Juan Pablo II acerca del significado del trabajo prestado a la Sede Apostólica, Francisco recuerda que "los trabajadores de la Santa Sede, deben por tanto, tener la profunda convicción que su trabajo implica sobre todo una responsabilidad eclesial de vivir en espíritu de auténtica fe y que los aspectos jurídico-administrativos de la relación con la misma Sede Apostólica se colocan en una luz particular".

Dicho esto, concluye el santo padre su mensaje, "corresponde al Secretario General del Gobernatorato cuidar de forma directa la formación humana y cristiana de los trabajadores y de los colaboradores, de coordinar a los sacerdotes encargados de la asistencia espiritual que ya están presentes en varios sectores, promover iniciativas oportunas, especialmente en combinación con los programas pastorales de la Iglesia universal y en los tiempos fuertes del año litúrgico".

El P. Fernando Vérgez Alzaga nació en Salamanca (España) el 1 de marzo de 1945. El 25 de diciembre de 1965 hizo su profesión perpetua como legionario de Cristo y fue ordenado sacerdote el 26 de noviembre de 1969 en Roma.

Se licenció en Filosofía y Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana y obtuvo el diploma de la escuela de archivero en el Archivo Secreto Vaticano.

Lleva 41 años trabajando para la Santa Sede. Inició su trabajo apostólico en 1972 en la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. En 1984 fue trasladado al Consejo Pontificio para los Laicos. Años después, en junio de 2004, fue nombrado Jefe de la Oficina Internet de la Santa Sede, y a inicios de 2008, Director de la Dirección de Telecomunicaciones del Estado de la Ciudad del Vaticano, cargo que sigue desempeñando incluso después del nombramiento de septiembre.

Con Mons. Fernando Vérgez, L.C. son 4 los obispos legionarios de Cristo en el mundo. Los otros son Mons. Jorge Bernal, L.C., obispo emérito de la prelatura de Cancún-Chetumal, Mons. Pedro Pablo Elizondo, L.C., obispo de la prelatura de Cancún-Chetumal, y el Mons. Brian Farrell, L.C., secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.