El obispo caldeo de Mosul desmiente las noticias sobres iglesias destruidas

Surge un movimiento local de resistencia armada contra los yihadistas

Roma, (Zenit.org) Redacción | 841 hits

El obispo caldeo de Mosul, Amel Shimon Nona, ha desmentido las noticias que circulan sobre una supuesta destrucción generalizada de las iglesias y lugares de culto cristianos. "Algunas iglesias y varios edificios pertenecientes a iglesias y comunidades cristianas han sido ocupados", "pero hasta ahora no han sido destruidos. Y me sigue inquietando la idea de que el sufrimiento y los problemas de los cristianos en Irak y Oriente Medio en este momento tan dramático, podrían convertirse en un pretexto para operaciones alarmistas y de propaganda, evidentemente con la intención de obtener otros objetivos", ha confirmado en declaraciones a la Agencia Fides.

Tras la destrucción de monumentos históricos en la ciudad de Mosul por militantes del Estado Islámico, entre los habitantes de la segunda ciudad de Irak ha tomado forma el primer movimiento local de resistencia armada contra los yihadistas. El Estado Islámico proclamó a finales de junio, la creación de un “califato” en la región ubicada en la frontera entre Siria e Irak y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. De este modo se declararon Estado independiente y reclaman que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.

Según testigos locales, tal y como informa Fides, el pasado fin de semana por lo menos 5 militantes islamistas murieron en asesinatos selectivos a manos de grupos de jóvenes organizados en grupos de resistencia armada -las llamadas “Brigadas Mosul”- para contrarrestar el régimen impuesto a la ciudad por los islamistas. Lo que parece haber provocado la reacción de rechazo contra los ocupantes ha sido lo sucedido con Tumba del Profeta Jonás, volada por los aires por militantes del califato, el 24 de julio. La misma suerte ha corrido la tumba de Seth, y los islamistas amenazan con continuar la destrucción de lugares de culto porque los consideran una expresión del culto idolátrico. 


Mientras tanto, las autoridades de Irak han anunciado este martes la muerte de 93 milicianos del grupo extremista Estado Islámico -antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante- en varias operaciones en distintos puntos del país.

Son ya miles de personas, tanto musulmanes como cristianos, las que se han visto obligadas a abandonar Mosul. Por su parte, el santo padre Francisco tiene muy presente esta situación y así lo ha demostrado con sus palabras de cercanía y oración en las últimas semanas tras el rezo del ángelus en la plaza de San Pedro. El pasado domingo, con firmeza y emoción, el Pontífice pidió de nuevo poner fin a la violencia y a la guerra y dedicó unas palabras en especial por el sufrimiento de los niños: "Pienso sobre todo en los niños, a los que se les quita la esperanza de una vida digna, un futuro, niños muertos, niños heridos, niños mutilados, niños huérfanos, niños que sus juguetes son residuos bélicos, niños que no saben reír. Parad, por favor, lo pido de todo corazón. Es la hora de pararse. Parad por favor".