El obispo de Córdoba reta a las autoridades más beligerantes a debatir sobre la ideología de género

En un espacio fuera del ámbito político y abierto a la opinión pública

Córdoba, (Zenit.org) Redacción | 1386 hits

Después de la reacción, tanto negativa como positiva, que tuvo su carta pastoral, en la que hablaba sobre la ideología de género (ver: http://www.zenit.org/article-44036?l=spanish), el obispo de Córdoba Demetrio Fernández González ha hecho un llamamiento "a las autoridades públicas que están encabezando las reacciones más beligerantes" a mantener un debate sobre el argumento en un espacio apartado de la política y abierto a la opinión pública.

En una nota hecha pública el pasado 20 de enero, el obispo de Córdoba desea transmitir a la opinión pública lo siguiente:

--La carta publicada el pasado día 6 de enero concuerda en todas sus afirmaciones con las enseñanzas del magisterio de la Iglesia y es competencia y obligación del obispo enseñar y mostrar a los fieles las enseñanzas de la Iglesia en materia de fe y costumbres.

--En ninguna de las afirmaciones recogidas en la carta del obispo se juzga o se menosprecia a ninguna persona, sea de la ideología que sea, esté adscrito a algún movimiento cultural, asociación o partido político, o tenga la inclinación que sea. La carta ha entrado a juzgar una ideología no a las personas.

--Lamenta, por tanto, que alguien se haya podido sentir herido por estas palabras. Es deber de un obispo exponer la verdad, unida siempre a la caridad.

--Aprecia y valora muy positivamente los innumerables avances realizados en las últimas décadas en materia de igualdad de derechos de todas las personas; así como los pasos dados en el respeto a las ideas del otro.

--Agradece las numerosas muestras de apoyo que distintos colectivos y personas a título personal le están haciendo llegar en medio de esta polémica.

--Por último, lamentando las interpretaciones parciales y las manipulaciones ideológicas que se han realizado sobre su escrito pastoral, ofrece la posibilidad de realizar un debate público y abierto sobre el tema de la ideología de género con las autoridades públicas que están encabezando las reacciones más beligerantes. Queda abierto a propuestas sobre el lugar, fecha y formato de este posible debate, con el único presupuesto de que se realice fuera del ámbito político, y que sea abierto al ámbito de la opinión pública.