El obispo Kussala pide una oración continua por la paz en Sudán

Las informaciones iniciales muestran el apoyo a la secesión de la región del sur

| 1142 hits

 

YAMBIO, martes 25 de enero de 2011 (ZENIT.org).- El obispo Eduardo Hiiboro Kussala de Tombura-Yambio, diócesis de la región del sur de Sudán, pidió a la comunidad internacional que continúen las oraciones por una “paz permanente en Sudán”.

Los primeros resultados del referéndum sobre la independencia de Sudán del Sur indican que la región podría convertirse en el 54º Estado independiente de África este año.

El resultado oficial de la votación, que se cerró el 15 de enero, no se hará público hasta el 6 de febrero, o el 14 de febrero si hay apelaciones.

Sin embargo, las primeras indicaciones muestran una mayoría a favor de que Sudán del Sur se independice de Sudán.

Si estos resultados se confirman, Sudán del Sur se convertirán en la República de Sudán del Sur el 9 de julio, seis años después de la firma del Acuerdo General de Paz que acabó con la guerra civil de Sudán.

Monseñor Kussala explicó a la asociación caritativa Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) que la gente tiene grandes “expectativas de cambio a mejor”.

Destacó la necesidad de oraciones y apoyo, y dijo que “éste es un momento histórico para nosotros con decisiones nobles y delicadas ante nosotros”.

Omar al Bashir, presidente de Sudán, con base en Jartum, se ha comprometido a aceptar el resultado del referéndum, pero muchos predicen dificultades en los próximos meses.

El obispo Kussala expresó su gratitud a organizaciones de ayuda como AIN “porque la presión exterior -las oraciones de la comunidad internacional de la caridad- han causado un impacto real en el Gobierno y han dejado claro a las autoridades que la guerra no es una alternativa”.

Llamamiento internacional

La organización caritativa presentó al obispo Kussala en el Reino Unido el pasado otoño para que se encontrara con organizaciones como la Catholic Agency for Overseas Development, la Scottish Catholic International Aid Fund, y la U.K. Foreign and Commonwealth Office.

El arzobispo de St. Andrews y Edimburgo, el cardenal Keith O'Brien, mostró su apoyo escribiendo al Secretario británico de Asuntos Exteriores William Hague y pidiendo presión internacional para ayudar al desarrollo pacífico del referéndum de Sudán.

Varias organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas y un equipo ecuménico, enviaron representantes a Sudán para observar el referéndum y garantizar su integridad.

“Todo el mundo tiene grandes expectativas sobre lo que pasará después”, dijo el obispo Kussala, “pero la gente debe mantener la calma y el Gobierno tiene que ser disciplinado”.

“Quiero pedirles oraciones por una paz permanente en Sudán”, añadió.

Mientras tanto, Ayuda a la Iglesia Necesitada informó que muchos cristianos están dejando la capital, Jartum, y viajando al sur, a causa de los temores de que “el régimen del presidente Bashir haga un cambio radical hacia la islamización”.

El obispo Kussala dijo que en su diócesis y en otros lugares de la región, se están preparando para recibir a estos recién llegados y afirmó que su gente está “dispuesta a hacer sacrificios” para ayudarles.