El obispo, maestro de la fe; según el Papa

Al recibir a obispos ordenados en el último año

| 274 hits

CASTEL GANDOLFO, lunes, 19 septiembre 2005 (ZENIT.org).- Entre las muchas misiones que tiene el obispo, Benedicto XVI subrayó este lunes la de «maestro de la fe», al recibir a prelados que han recibido la ordenación episcopal en el último año.



«Como sucesores de los apóstoles, sois "doctores fidei", doctores auténticos que ante todo anuncian al pueblo con la misma autoridad de Cristo, la fe que hay que vivir y creer».

Escuchaban al Santo Padre en la residencia pontificia de Castel Gandolfo, 110 obispos que del 13 al 21 de septiembre han venido a participar en una «Peregrinación a la tumba de san Pedro».

En estos días están participando en encuentros de oración y de reflexión junto a cardenales y obispos de todo el mundo que en conferencias explican algunos de los retos y problemas más comunes hoy para un obispo.

«Tenéis que hacer redescubrir a los fieles confiados a vuestras atenciones pastorales la alegría de la fe, la alegría de ser amados personalmente por Dios, que entregó a su Hijo Jesús por nuestra salvación», fue el consejo que dejó el obispo de Roma a los nuevos obispos.

«Como bien sabéis --añadió--, creer significa sobre todo fiarse de Dios que nos conoce y nos ama personalmente y acoger la Verdad que ha revelado en Cristo con esa actitud confiada que nos lleva a confiar en él, revelador del Padre».

«A pesar de nuestras debilidades y pecados, él nos ama y su amor da sentido a nuestra vida y a la del mundo», subrayó.

«La respuesta a Dios exige ese camino interior que lleva al creyente a encontrarse con el Señor. Este encuentro sólo es posible si el hombre es capaz de abrir su corazón a Dios, que habla en la profundidad de la conciencia», afirmó el Santo Padre.

«Esto exige interioridad, silencio, vigilancia, actitudes que os invito a vivir en primera persona y a proponer también a vuestros fieles, tratando de disponer oportunas iniciativas que ayuden a descubrir la primacía de la vida espiritual», recalcó.

El Papa entregó a cada uno de los obispos de nuevo el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, que publicó el 28 de junio, resumen de la fe católica en 598 preguntas y respuestas, como «síntesis fiel y segura del texto precedente más amplio».

Explicó que el volumen publica algunas imágenes para que el fiel se ponga «ante la llamada de Dios, que se hace eco en la conciencia, para instaurar un diálogo íntimo y personal con él; un diálogo que se amplía a la comunidad en la oración litúrgica, y que se traduce en fórmulas y ritos llenos de una belleza que favorece la contemplación de los misterios de Dios».

De este modo, afirmó, «la "lex credendi" [ley de la fe] se convierte en "lex orandi"[ley de la oración]».

Entre sus consejos, el Papa pidió también a los obispos «estar cerca de vuestros sacerdotes, y también de los catequistas de vuestras diócesis» y promover el Año de la Eucaristía, que termina en octubre, para que el sacramento «deje en el corazón de los fieles el deseo de arraigar cada vez más toda su vida en la Eucaristía».