El óbolo de san Pedro

Jornada mundial de la caridad del papa para ayudar a los más necesitados

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1028 hits

Se celebra este fin de semana, en consonancia con la solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo, la Jornada Mundial de la Caridad del Papa. La recolección en las iglesias constituyen una contribución a las diversas obras de caridad que el santo padre realiza en todo el mundo, para ayudar a quienes se encuentran en particular situación de necesidad.

Se realiza en todos los paísesy el lema cambia de uno a otro. “La caridad no tiene límites” fue escogido por ejemplo en Argentina y en Italia en cambio es una frase de San Pablo en la carta a los Corintios: “Todo se haga entre vosotros en la caridad”.

Benedicto XVI recordó en el 2006 que “es la expresión más típica de la participación de todos los fieles en las iniciativas del obispo de Roma en beneficio de la Iglesia universal. Es un gesto que no sólo tiene valor práctico, sino también una gran fuerza simbólica, como signo de comunión con el Papa y de solicitud por las necesidades de los hermanos”.

Nació con este nombre en el pontificado de Pio IX, tras la caída de los Estados Pontificios durante la unificación italiana. Ante la dificultad que encontró el santo padre y el Vaticano de sostenerse, el papa solicitó una contribución voluntaria a los fieles del mundo.

El director del Obolo de San Pedro para la Santa Sede, en una entrevista a la agencia SIR indicó que la “solidaridad tiene que ser sin límites, porque tiene la dimensión de la Iglesia universal. Ministerio de Pedro porque se trata de apoyar al papa en su actividad en favor de las situaciones más variadas de pobreza y necesidad moral”.

Y recordó algunas acciones que gracias a esta colecta en 2012 se pudieron realizar: apoyo al rempatrio de refugiados angoleños desde el Congo y Zambia; ayuda a las familias golpeadas por las inundaciones en Bangladesh; la construcción de una escuela en la República Democrática del Congo; varias iniciativas para mitigar la emergencia humanitaria en el Cuerno de África; proyectos de alfabetización técnica e informática con jovenes 'sin casta' de India, un generador eléctrico para una iglesia en Irak.