El Opus Dei: Misión, estructura y miembros

La canonización del fundador, invitación a la conversión

| 586 hits

ROMA, 4 octubre 2002 (ZENIT.org).- El próximo domingo será canonizado Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. Esta primera y única Prelatura personal de la Iglesia católica proclama un mensaje central: la santidad no es patrimonio de unos pocos,sino una vocación de todo cristiano desde que es bautizado.



«Para las personas del Opus Dei --explica Marta Manzi, portavoz del Comité organizador--, la canonización es una invitación a la conversión; no es un día de exaltaciones, sino de humildad; un momento idóneo para renovar el deseo de buscar a Dios en el trabajo y en la vida ordinaria».

Según explica la [ Oficina de Información del Opus Dei en Internet ], santificar el trabajo significa, para los fieles de la prelatura, trabajar según el espíritu de Jesucristo: realizar la propia tarea con perfección, para dar gloria a Dios y para servir a los demás, y contribuir de este modo a santificar el mundo, haciendo presente el espíritu del Evangelio en todas las actividades y realidades temporales.

Estructura y funcionamiento
La Prelatura del Opus Dei es una estructura jurisdiccional perteneciente a la organización pastoral y jerárquica de la Iglesia. Tiene, al igual que las diócesis, su propia autonomía y jurisdicción ordinaria para la realización de su misión al servicio de toda la Iglesia. Por eso depende inmediata y directamente del Romano Pontífice, a través de la Congregación para los Obispos.

Se rige por las normas del derecho general de la Iglesia, por la constitución apostólica «Ut sit» y por sus propios Estatutos o Código de derecho particular del Opus Dei.

Para iniciar su labor o abrir un centro, el Opus Dei solicita el consentimiento previo del obispo diocesano correspondiente, a quien se mantiene informado de la actividad que se desarrolla.

El Opus Dei está constituido por un prelado, un presbiterio o clero propio y laicos, tanto mujeres como hombres.

En el gobierno del Opus Dei, el prelado cuenta con la colaboración de un consejo de mujeres, la Asesoría Central, y otro de hombres, el Consejo General. Ambos tienen su sede en Roma.

La prelatura se distribuye en áreas o territorios llamados regiones. Al frente de cada región --cuyo ámbito puede o no coincidir con un país-- hay un vicario regional, con sus consejos: Asesoría Regional para las mujeres y Comisión Regional para los hombres.

El vicario del prelado, asistido de sus consejos, pone en marcha y organiza la asistencia espiritual a los fieles de la prelatura.

Algunas regiones se subdividen en delegaciones de ámbitos más reducidos. En este caso, se repite la misma organización del gobierno: un vicario de la delegación y dos consejos.

Finalmente, a nivel local existen los centros del Opus Dei, que organizan los medios de formación y de donde parten las distintas actividades de carácter apostólico. Los centros son de mujeres o de hombres.

«La idea que inspiró al beato Escrivá fue la de la colegialidad y hacer que toda actividad apostólica se llevara a cabo sobre la base de un trabajo colegial y no sobre ideas personales de uno u otro», explica Francesco Calogero, portavoz de la Oficina de Prensa para la ceremonia de canonización.

«Además estaba la idea de la descentralización y que en cada nación la Obra se encarnara en la mentalidad, en el modo de vivir, y respondiera a las exigencias de ese país», subrayó.

¿Quién es miembro del Opus Dei?
La persona que solicita incorporarse al Opus Dei lo hace movida por una llamada divina, que es una determinación específica de la vocación cristiana recibida con el bautismo y que lleva a buscar la santidad y a participar en la misión de la Iglesia según el espíritu que el Señor inspiró al beato Josemaría.

En el Opus Dei no existen distintas categorías de miembros, sino un único e idéntico fenómeno vocacional. Existen simplemente modos diversos de vivir una misma vocación cristiana según las circunstancias personales de cada uno.

La mayoría de los fieles del Opus Dei --el 70%-- son los miembros supernumerarios: se trata por lo general de hombres o mujeres casados --
también puede haber solteros o viudos-- para quienes la santificación de los deberes familiares forma parte primordial de su vida cristiana.

El resto de los fieles de la prelatura son hombres o mujeres que se comprometen a vivir el celibato, por motivos apostólicos. Algunos viven con sus familias, o donde les resulte más conveniente por razones profesionales: son los agregados de la prelatura. A otros, las circunstancias les permiten permanecer plenamente disponibles para atender las labores apostólicas y la formación de los demás fieles de la prelatura: son los numerarios, que ordinariamente viven en centros del Opus Dei. Las numerarias auxiliares se dedican principalmente a la atención de los trabajos domésticos de las sedes de los centros de la prelatura, como su actividad profesional ordinaria.

Los laicos incorporados a la prelatura no modifican su propia condición personal, teológica o canónica, de comunes fieles laicos, y como tales se
comportan en toda su actuación. En virtud del carácter exclusivamente espiritual de su misión, la prelatura no interviene en las cuestiones temporales que sus fieles deben afrontar. Cada uno obra con completa libertad y responsabilidad personales.

Números del Opus Dei
El clero de la prelatura proviene de los fieles laicos del Opus Dei: numerarios y agregados que, libremente dispuestos a ser sacerdotes y después de años de pertenencia a la prelatura y de realizar los estudios previos al sacerdocio, son invitados por el prelado a recibir las sagradas órdenes.

Forman parte de la prelatura más de 84.000 personas, de las que aproximadamente 1.800 son sacerdotes. Del total de fieles, el porcentaje de hombres y el de mujeres es casi el mismo. La distribución por continentes es la siguiente: África, 1.600; Asia y Oceanía, 4.700; América, 29.000; Europa, 48.700.