El padre Mario Avilés, mexicano, nuevo procurador general de los oratorianos

Celebrado el X Congreso General de la Confederación del Oratorio de San Felipe Neri

| 1376 hits

ROMA, jueves 13 septiembre 2012 (ZENIT.org).- Se acaba de celebrar hoy en Roma el X Congreso General de la Confederación del Oratorio San Felipe Neri iniciado el 5 de septiembre. Con más de 120 sacerdotes oratorianos, representantes de 74 casas de todo el mundo y provenientes de más de 20 países, se procedió a la elección de las autoridades de la Confederación.

Como procurador general, autoridad máxima de la Confederación, fue elegido el padre Mario Avilés, mexicano y miembro de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri de Pharr (Texas, Estados Unidos) por una amplia mayoría. Es la primera vez que un sacerdote del continente americano es elegido para este cargo. Como delegado apostólico de la Santa Sede fue reelegido el padre Felix Selden (Viena, Austria). Además se procedió a la elección de los diputados que colaboran con la Confederación representando a las distintas regiones con que se divide el ámbito mundial de presencia oratoriana.

Como diputado para Latinoamérica (Costa Rica, Colombia, Chile, Brasil y Argentina) fue elegido el sacerdote argentino padre Germán Saksonoff, miembro de la Congregación del Oratorio de Mercedes-Luján de Buenos Aires, Argentina.

Vale la pena destacar –indica un comunicado de la Confederación- que el anterior procurador general, padre Edoardo Cerrato, luego de su tercer mandato consecutivo (6 años cada mandato) fue elegido por el santo padre como obispo de Ivrea, al norte de Italia. Y recibió la ordenación episcopal el sábado 8 de setiembre en la Chiesa Nuova (tradicional templo oratoriano en el corazón de Roma). Presidió la ceremonia el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de la Santa Sede, el nuncio apostólico en Italia Adriano Bernardini, y Arrigo Miglio, arzobispo de Cagliari (Italia).

La Procura General de la Confederación del Oratorio es una entidad canónica jurídica, sita en Roma, que además de ser el representante de las congregaciones del oratorio ya erigidas por la Santa Sede (llamadas “de derecho pontificio”), busca reunir, por medio de la confederación, a las Congregaciones del Oratorio (llamadas también Casas del Oratorio) de todo el mundo para la confraternización y estudia la aprobación de las futuras. Siempre preservando la autonomía  que cada Casa posee.

Los oratorianos, como se suele llamar a los miembros, no tienen un superior general como es costumbre en ordenes religiosas. El procurador general de la Confederación representa a las Casas ante la Santa Sede. Y el prepósito de cada una de las Casas de derecho pontificio en el mundo es el ordinario de la misma.

En la actualidad hay 84 Casas en más de 20 países de Europa, América y África, con más de 600 miembros.

El Congreso General (que hace las veces de un Capítulo General) se reúne cada 6 años para renovar sus autoridades y tratar temas propios al carisma y a la organización de la Confederación del Oratorio en el mundo.

El Oratorio surgió en el siglo XVI con San Felipe Neri (1515-1575) aún en vida quien aprobó las primeras constituciones, en Roma. Son un conjunto de sacerdotes seculares que viven en comunidad para la atención de los laicos del Oratorio. Una familia de sacerdotes que son erigidos canónicamente como Sociedad de Vida Apostólica por la Santa Sede, luego de un período probatorio por parte de la confederación y por el ordinario de cada lugar. Los sacerdotes, que viven el carisma de san Felipe de la caridad, humildad y alegría, en comunidad, no hacen votos religiosos.

La Confederación General del Oratorio fue fundada en 1942. Durante el congreso también tuvieron lugar los debates para la organización y festejo del quinto centenario del nacimiento de san Felipe Neri (21 julio 1515).

El nuevo procurador fue recibido por el santo padre el miércoles 12. El padre Mario presentó al papa el saludo de la Confederación y renovó la fidelidad al sucesor de Pedro. Por su parte, Benedicto XVI mostró su alegría por la ordenación episcopal del padre Eduardo Cerrato. El padre Mario agradeció este regalo a la familia oratoriana. Al final de la conversación el papa, a través del padre Mario, pidió a los oratorianos de todo el mundo mantenerse fieles al carisma de San Felipe Neri.

Más información en: http://www.oratoriosanfilippo.org/ .