El padre Pío podría ser proclamado santo por la curación de un niño

El «milagro» está siendo analizado por la Congregación para los Santos

| 1621 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 12 nov (ZENIT.org).- El padre Pío de Pietrelcina podría ser proclamado santo el próximo año. Lo ha revelado el diario romano «Il Messaggero», quien afirma que en estos momentos se está estudiando el carácter científicamente inexplicable de la curación de un niño, atribuida a la intervención del beato.



El padre Pío fue beatificado por Juan Pablo II el 2 de mayo de 1999, en una ceremonia que rompió los récords de afluencia de peregrinos a la Ciudad Eterna hasta aquel momento.

La canonización ahora podría ser posible gracias a la curación científicamente inexplicable de Matteo Pio (no revelamos su apellido por respeto de su intimidad), de 8 años de edad, un niño del mismo pueblo en que vivió durante más de 50 años el fraile capuchino, San Giovanni Rotondo.

El pequeño sufrió el 20 de enero pasado una meningitis fulminante. Su padre, que es médico, le internó urgentemente en la Casa Alivio del Sufrimiento, el hospital fundado por el beato. Al llegar, los médicos no dieron ninguna esperanza: muerte inminente.

El responsable del departamento de reanimación del hospital, el doctor Paolo De Vivo, recuerda: «sus condiciones eran desesperadas a causa de un colapso cardiocirculatorio, insuficiencia respiratoria e insuficiencia renal».

Sin embargo, después de doce días de coma, Mateo se despertó como si no hubiera pasado nada. Ningún médico ha podido explicar lo sucedido. El niño dice que en el coma soñó con el padre Pío, quien le sonrió.

Ahora es necesario esperar el parecer de cinco médicos de la Comisión médica de la Congregación vaticana para las Causas de los Santos, quienes deberían confirmar el carácter inexplicable de la curación. Si el juicio de la Comisión es favorable, el caso será estudiado primero por una Comisión de teólogos y, después, por otra de Cardenales y obispos de la Congregación.

Si estas dos últimas instancias confirman la relación directa existente entre la curación y la intercesión del padre Pío, entonces se podría hablar de «milagro».

La curación de Matteo ya ha superado el examen de la diócesis italiana de Manfredonia.

El postulador de la causa del padre Pío ha recibido ya otros dos casos de curaciones inexplicables que podría presentar para pedir la canonización.

El primero es la historia de un muchacho de 22 años, Giorgio Rinzivillo, de la localidad italiana de Modica, quien salió del coma irreversible provocado por un accidente de tráfico en abril de 1999. El segundo, es el de un jubilado de la región de Nápoles, Antonio Trabucco, quien en junio de 1999 quedó curado de una parálisis parcial.

San Giovanni Rotondo, el pueblo donde se encuentra el monasterio en que vivía el beato Pío de Pietrelcina, recibe a más de seis millones de peregrinos anuales, más que Lourdes.