El Papa a la ONU: Quienes abusan de los recursos deben pagar los costos

Videomensaje a la cumbre sobre el cambio climático

| 3285 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 24 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha hecho un llamamiento a los gobiernos del mundo para exigir que quienes abusan de los recursos naturales carguen con los costos que esto supone, en vez de descargarlos sobre otros pueblos o las futuras generaciones.

La firme reivindicación del pontífice ha resonado en el palacio de cristal de las Naciones Unidas de Nueva York, a través de un videomensaje en inglés, que fue transmitido durante la Cumbre sobre cambio climático, que se celebró el 22 de septiembre.

En su intervención el Papa exige que "la comunidad internacional y cada gobierno den las señales adecuadas a sus ciudadanos y logren contrarrestar formas peligrosas de utilización del ambiente".

"Los que agotan los recursos compartidos deben reconocerlo claramente y cargar con los costes económicos y sociales de ese hecho, que no deben recaer sobre otros pueblos o sobre las generaciones futuras", alerta el obispo de Roma.

"La protección del ambiente y la salvaguardia de los recursos y del clima --subraya-- obliga a todos los responsables a aunar sus esfuerzos, respetando la ley y promoviendo la solidaridad con las regiones mas frágiles del mundo".

Pero el video del Papa, que fue grabado el pasado 26 de agosto durante la audiencia general de los miércoles, es un mensaje de esperanza.

"Juntos podemos alcanzar un desarrollo humano integral beneficioso para todos los pueblos --dice--, en el presente y en el futuro, un desarrollo inspirado por los valores de caridad y verdad".

Para ello, según Benedicto XVI, "es esencial que el modelo actual de desarrollo global se transforme mediante la toma de conciencia de una responsabilidad más amplia y compartida con la creación: lo exigen no sólo factores ambientales, sino también el escándalo del hambre y la pobreza".

El Papa concluye invitando a los participantes en la cumbre de Naciones Unidas a afrontar las discusiones "de forma constructiva y con valor generoso".

"Todos estamos llamados a administrar responsablemente la creación y a utilizar sus recursos de forma que cada ser humano y cada comunidad viva con dignidad y atestigüe la alianza entre los seres humanos y el ambiente, que debería reflejar el amor creador de Dios", dice.

La cumbre sobre el cambio climático se celebró con la vista puesta en la Conferencia de Copenhague de diciembre en la que habrán de renovarse los acuerdos de Kioto sobre limitación de emisiones de gases de efecto invernadero.