El Papa abrirá los archivos secretos vaticanos sobre Alemania hasta 1939

Una decisión para acabar con «injustas e ingratas especulaciones»

| 1123 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 15 febrero 2002 (ZENIT.org).- Para acabar con «injustas e ingratas especulaciones» Juan Pablo II ha decidido con un gesto «excepcional» abrir en el año 2003 los archivos secretos vaticanos concernientes a Alemania relativos al período 1922-1939, anunció este viernes el Vaticano.



La Santa Sede, en un comunicado oficial, reveló asimismo que, una vez que técnicamente puedan abrirse totalmente a los investigadores todos los archivos de esos años --correspondientes al pontificado de Pío XI--, el Papa dará precedencia a la apertura de los documentos vaticano-alemanes concernientes al pontificado de Pío XII (1939-1958).

El Papa Karol Wojtyla, revela el documento, «tiene mucho interés» en dar este ulterior paso, pues «durante el pontificado de Pío XII tuvo lugar la segunda guerra mundial y con ella también la deportación de judíos y la tragedia del Holocausto».

Los archivos vaticanos se abren a los investigadores por pontificados, después de que haya transcurrido un período de tiempo prudencial tras la muerte del Papa. Hasta ahora se ha abierto la consulta de todos los documentos vaticanos hasta el año 1922, fecha en que falleció Benedicto XV.

A diferencia de los archivos de otros Estados, muchos de los documentos vaticanos contienen consultas íntimas y de conciencia. Abrir a la publicación este material requiere un tiempo adecuado tras el fallecimiento de los interesados, en el respeto de sus derechos fundamentales.

Además, como explicaba esta mañana el comunicado de prensa vaticano, la catalogación de los millones de documentos vaticanos constituye un trabajo ingente, que sólo pueden desarrollar con competencia personas con una preparación y un método particulares, exigidos precisamente por las delicadas cuestiones tratadas.

Los documentos que serán consultables por los investigadores a partir del año 2003 son los documentos sobre Alemania entre 1922-1939 presentes en el archivo de la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado del Vaticano y en el Archivo Secreto Vaticano.

La decisión del Santo Padre, explica el comunicado, pretende responder a las numerosas peticiones de investigadores y acabar con «injustas e ingratas especulaciones».

En agosto, el Congreso Judío Mundial (WJC) anunció en Nueva York que quitaba su apoyo a una Comisión de historiadores judíos y católicos creada en 1999 con el objetivo de estudiar el papel de Pío XII durante la segunda guerra mundial. Algunos de los historiadores judíos exigían la apertura total de los archivos secretos vaticanos para continuar con esta labor.

La Santa Sede asegura que todos los documentos de interés histórico sobre ese período ya han sido publicados entre 1965 y 1982 a petición de Pablo VI en los doce volúmenes que llevan por título «Actas y documentos de la Santa Sede relativos a la segunda guerra mundial» («Actes et documents du Saint-Siège relatifs à la Seconde Guerre mondiale»).