El Papa acepta la dimisión del arzobispo de Edimburgo

El cardinal O'Brien decide no participar en el Cónclave. ''No deseo que la atención mediática esté centrada en mí, sino en Benedicto XVI y en su sucesor''

Roma, (Zenit.org) Redacción | 2691 hits

El papa Benedicto XVI ha aceptado hoy la renuncia del cardenal Keith Michael Patrick O’Brien, arzobispo de Saint Andrews y Edimburgo en Escocia.

Un comunicado difundido por la Sala de Prensa de la Santa Sede ha indicado que el santo padre ha aceptado la dimisión del purpurado escocés basándose en el canon 401.1 del Código de Derecho Canónico, que le permite a los obispo la renuncia al alcanzar los 75 años.

Recientemente, el arzobispo de Edimburgo ha recibido acusaciones de comportamientos impropios, si bien el cardenal O'Brien siembre las ha negado categoricamente.

El director de la Sala de Prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi, ha confirmado que la renuncia del cardenal O'Brien ha sido aceptada nunc pro tunc (es decir efectiva en un momento sucesivo) el pasado noviembre, por tanto en anticipo al 75º cumpleaños del purpurado fecha en la que normalmente se renuncia.

El anuncio de hoy, ha continuado Lombardi, es la confirmación que la solicitud del cardenal O'Brien será efectiva a partir de hoy, con la aceptación del Santo Padre.

Comentado la aceptación de su renuncia por parte del santo padre, el cardenal O'Brien ha afirmado que el Pontífice nombrará un administrador apostólico para gobernar la archidiócesis, hasta cuando no sea nombrado un sucesor.

El cardenal ha añadido que ha "valorado la oportunidad que él ha tenido de servir a los escoceses y la gente de fuera del país de diferentes maneras desde que fue ordenado sacerdote".

"Mirando a mis años pasados de ministerio, doy gracias a Dios por el bien que he podido hacer. Por todas mis faltas, pido perdón a quien he ofendido", ha añadido. El cardenal O'Brien ha dado las gracias también al papa Benedicto XVI por la gentiliza demostrada en su persona y hacia a los escoceses y le ha deseado "un largo y feliz retiro".

"Pido también la bendición de Dios para mis hermanos cardenales que pronto se reunirán en Roma para elegir el sucesor", ha dicho el cardenal O'Brien. "Non me uniré a ellos en el Cónclave. No deseo que la atención mediática en Roma esté centrada en mí, sino en el Papa Benedicto XVI y en su sucesor. Sin embargo, rezaré con ellos y por ellos, para que, iluminados por el Espíritu Santo, puedan hacer la justa elección por el bien de la Iglesia del futuro".

El cardenal O'Brien ha concluido expresando la propia gratitud por los años del su ministerio y ha invocado la bendición de Dios "sobre todos los escoceses, en especial modo la de aquellos que he tenido el privilegio de servir en la archidiócesis de Saint Andrews y Edimburgo"

Traducido de la edición inglesa de Zenit por Rocío Lancho García