El Papa acepta la dimisión del obispo alemán acusado de dispendio

La diócesis de Limburg contará con un administrador apostólico sede vacante en la persona de monseñor Manfred Grothe

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 888 hits

La Santa Sede ha aceptado la dimisión de monseñor Franz-Peter Tebartz-van Elst, obispo de Limburg, presentada el pasado 20 de octubre de 2013, a causa del escándalo por la construcción del Centro Diocesano St. Nikolaus.

El obispo fue acusado de gastar 31 millones de euros en la reforma de la sede episcopal. El papa Francisco se reunió en octubre con el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Robert Zollitsch, y aunque el obispo no profundizó en el contenido de su reunión con el Santo Padre, sí aclaró que "estoy contento que la comisión de examen que he instituido comience su trabajo este viernes. En lo que se refiere a los tiempos de trabajo de la comisión, actualmente no estoy en grado de hacer previsiones fundadas". Del mismo modo, el mismo Tebartz-van Elst, viajó a Roma en octubre y tuvo una reunión con el Papa.

Esta comisión se constituyó para comenzar un examen profundo sobre la cuestión de la construcción de la sede episcopal. Mientras se esperaban los resultados de tal examen y de las correspondiente investigaciones sobre la responsabilidad, la Santa Sede consideró oportuno autorizar a monseñor Franz-Peter Tebartz-van Elst un periodo de permanencia fuera de la diócesis. Del mismo modo, el 23 de octubre, por decisión de la Santa Sede, entró en vigor el nombramiento del Stadtdekan Wolfgang Rösch como vicario general para la diócesis.

En un comunicado de la Sala de Prensa del Vaticano publicado esta mañana se explica que "con referencia a la administración de la diócesis de Limburg, en Alemania, la Congregación por los Obispos ha estudiado atentamente el informe de la Comisión querida por el obispo y el Capítulo Catedral, para emprender investigaciones profundas sobre la responsabilidad en la construcción del Centro Diocesano St. Nikolaus".

Por lo tanto, se ha aceptado la renuncia al determinar que en la diócesis de Limburg existe una situación que impide un ejercicio fecundo del ministerio por parte de monseñor Tebartz-van Elst. De tal modo, la Santa Sede ha nombrado un administrador apostólico sede vacante en la persona de monseñor Manfred Grothe. Se informa también en el comunicado que el obispo saliente "recibirá en tiempo oportuno otro encargo".

Para concluir, "el Santo Padre pide al clero y a los fieles de la diócesis de Limburg acoger las decisiones de la Santa Sede con docilidad y comprometerse a encontrar de nuevo un clima de caridad y reconciliación".