El Papa agradece a los “carabinieri” su servicio en el Vaticano

Su presencia “vigilante y discreta” da seguridad a peregrinos y visitantes

| 1682 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 7 de enero de 2009 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI quiso agradecer hoy a los Carabinieri de la Compañía Roma San Pietro, que patrullan en la Plaza de San Pedro y alrededores, su servicio “humilde e indispensable” a los peregrinos.

Los Carabinieri constituyen el cuarto cuerpo de fuerzas armadas del Ejército Italiano, y tiene una doble naturaleza, militar y policial (se trata de un cuerpo comparable a la Guardia Civil española y a otros cuerpos europeos). Fue fundado en 1814 por el rey Víctor Manuel I de Saboya.

La Compañía Roma San Pietro, que lleva a cabo la patrulla del Vaticano y sus alrededores, fue recibida hoy por el Papa en la Sala Clementina, junto con el obispo castrense italiano, monseñor Vincenzo Pelvi, y con el Comantante General del Cuerpo, Leonardo Gallitelli.

El Pontífice quiso destacar la labor “vigilante y discreta” de los carabinieri para garantizar la seguridad y el orden público en la Plaza.

“Vuestra tarea contribuye a dar seguridad y serenidad a los peregrinos y visitantes que llegan al centro de la fe católica y les permite el necesario recogimiento espiritual en la visita a la Tumba del apóstol Pedro y a la Basílica que la custodia”, afirmó el Papa.

Añadió que, “como sugiere la majestuosa columnata de Bernini, la casa de Pedro está siempre abierta para acoger, en un abrazo ideal, a los creyentes y a todos los hombres de buena voluntad, que del Magisterio de los Pontífices romanos reciben luz y ánimo para crecer en la fe y llegar a ser constructores de paz y convivencia civil serena”.

“De este pacífico e intenso afluir de personas distintas en edad, origen y cultura, vosotros sois testigos, tutores y garantes, silenciosos y diligentes, pero muy necesarios y preciosos”, explicó a los presentes.

El Papa apreció ese trabajo “humilde, pero indispensable”, que permite “que la peregrinación a Roma constituya para cada visitante una ocasión única para experimentar la alegría de la fe y los valores de la fraternidad, de la acogida y del respeto mutuo, a ejemplo de Aquel que siendo Dios se convirtió en niño por amor a nosotros”.

Antes de bendecirles, Benedicto XVI quiso tener presentes “en particular en cuantos, en diversos países del mundo, están empeñados en delicadas misiones de paz”.

El Cuerpo de los Carabinieri tiene actualmente algo menos de 120.000 efectivos, hombres y mujeres.