El Papa agradece su «apreciado servicio» a los comunicadores

En el día en que se disponía a dejar el hospital Gemelli

| 811 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 13 marzo 2005 (ZENIT.org).- Juan Pablo II, que en sus dos últimas hospitalizaciones ha sido centro de atención de los medios de comunicación de los cinco continentes, ha agradecido a estos profesionales su «apreciado servicio».



Asimismo, el pontífice, en el último día de su estancia en el hospital, ha querido subrayar la importancia de los medios para la evangelización en la «época de comunicación global».

El obispo de Roma, en el mensaje que preparó este domingo con motivo de la oración mariana del Ángelus, leído en su nombre por el arzobispo argentino Leonardo Sandri, confesó que, en los días en que ha estado en el Policlínico Agostino Gemelli, ha sentido «de manera particular la presencia y la atención de muchos de los que trabajan en los medios de comunicación».

«Hoy deseo dirigirles una palabra de gratitud, pues sé que con su sacrificio desempeñan un apreciado servicio gracias al cual, los fieles en todas las partes del mundo pueden sentirme más cerca y acompañarme con el afecto y la oración», afirmó el Santo Padre en el texto leído por su colaborador cercano.

«En nuestra época de comunicación global es muy importante el papel de los medios --reconoce Juan Pablo II--. También es grande la responsabilidad de quienes operan en este campo, llamados a ofrecer siempre una información exacta, respetuosa de la dignidad de la persona humana y atenta al bien común».

El Papa dejó a continuación un mensaje inesperado. En general, en Cuaresma, son comunes los llamamientos a ver menos televisión o a hacer un uso más comedido de los medios de comunicación.

En este período litúrgico de la preparación para la Semana Santa, «que invita a alimentarse más abundantemente de la Palabra de Dios», el Papa aseguró que es «posible sustentar el propio espíritu también a través de la radio, la televisión e Internet».

Por este motivo, dio las gracias «a los que se dedican a estas nuevas formas de evangelización, valorando a los medios de comunicación».

Para promover esta actitud positiva por parte de la Iglesia ante los medios de comunicación el pontífice ha dirigido su última carta apostólica, «El rápido desarrollo», a los responsables de las comunicaciones sociales.

La misiva invita a toda la Iglesia a vivir una «conversión» pastoral y cultural en su presencia y actitud ante los medios de comunicación social.