El Papa agradece su visita a Pompeya y pide rezar el Rosario

Por las familias y por la paz en el mundo, recuerda

| 554 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 8 octubre 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II agradeció este miércoles a la Virgen María la visita que el día anterior había realizado al Santuario de Pompeya y renovó su invitación a rezar el Rosario por las familias y la paz en el mundo.



«Doy las gracias a la Virgen por haberme dado la oportunidad de realizar ayer la visita al Santuario que se le ha dedicado en Pompeya», afirmó el Papa antes de despedirse de los 15.000 peregrinos que participaron en la audiencia general en la plaza de San Pedro del Vaticano.

El Santo Padre se encontró durante más de una ora con los fieles, estrechó manos, aceptó que le tomaran fotos e impartió su bendición, desafiando el cansancio que le había provocado su visista número 143 a Italia, en esta ocasión a la antigua ciudad romana destruida por una explosión volcánica, cercana a Nápoles.

«Manteniendo un vivo recuerdo de esta peregrinación mariana, os invito a todos a valorar cada vez más la oración del Santo Rosario, tan querida por la tradición del pueblo cristiano», afirmó.

«Con ella, la Iglesia invoca en nuestro tiempo la intercesión de María, especialmente por las familias y la paz en el mundo», concluyó el Papa que habló como en las últimas ocasiones con voz frágil.

La visita del Papa al Santuario de Pompeya constituye el momento culminante del Año del Rosario que se celebra de octubre de 2002 a octubre de 2003.