El papa agradeció a los guardias suizos poner sus energías juveniles al servicio de la Iglesia

Audiencia con motivo del juramento de los nuevos reclutas

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 820 hits

A las 12,45 de hoy, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, el papa Francisco recibió en audiencia al Cuerpo de la Guardia Suiza Pontificia, con motivo del juramento de los reclutas, acompañados de sus familiares.

En su discurso, el papa Francisco ha agradecido su "valioso y generoso servicio al papa y a la Iglesia". "Cada día --ha asegurado- puedo experimentar personalmente la dedicación, la profesionalidad y el amor con el que desempeñáis vuestra actividad. ¡Y os doy las gracias por ello! Doy las gracias de modo especial a vuestras familias, que han acogido con benevolencia vuestra opción de vivir este servicio en El Vaticano y os apoyan con su afecto y su oración".

Francisco ha recordado que en esta fecha se recuerda el sacrificio de los guardias suizos que defendieron al papa durente el "saqueo de Roma". Les ha reconocido que, aunque no están llamados hoy a este gesto heroico, sí se les pide otra forma de sacrificio: "poner vuestras energías juveniles al servicio de la Iglesia y del papa". Y para ello, es necesario, ha dicho "ser fuertes, animados por el amor y sostenidos por la fe en Cristo".

Recordando que estamos en el Año de la Fe, el papa se ha dicho convencido de que su "vida de servicio al papa no es extraña a vuestra fe". Por el contrario, les ha dicho, "las motivaciones más profundas que os han impulsado aquí a Roma tienen origen precisamente en vuestra fe". Y les ha pedido: "Recordadlo bien: ¡la fe que Dios os ha dado en el día del bautismo es el tesoro más valioso que tenéis!".

Ha subrayado la alegría y la cortesía en el trato como rasgos de su misión. "Vuestra presencia --les ha asegurado- es un signo de la fuerza y de la belleza del Evangelio, que en todo tiempo llama a los jóvenes a seguirlo". Les ha invitado también a vivir este tiempo en Roma "con espíritu de sincera fraternidad, ayudándoos unos a otros a llevar una buena vida cristiana, que corresponda a vuestra fe y a vuestra misión en la Iglesia".

Les ha exhortado a todos a renovar su juramento con los que lo hacen hoy pensando "que también vuestro servicio es un testimonio a Cristo, que os llama a ser autenticos hombres y verdaderos cristianos, protagonistas de vuestra existencia. Unidos progundamente a El sabréis afrontar con madurez los obstáculos y los desafíos de la vida, en la firme convicción de que, como recuerda la Liturgia de la Vigilia Pascual, el Señor resucitado es 'Rey eterno que ha vencido a las tinieblas del mundo'. Sólo El es la Verdad, el Camino y la Vida".

Se ha despedido de ellos pidiéndoles que no olviden que el Señor camina con ellos y confiándoles "a la materna intercesión de la Virgen María y de vuestros santos patrones".