El Papa alaba la obra realizada por la Renovación en el Espíritu

Mensaje a la XXXI Convocatoria de este movimiento en Rímini

| 992 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 5 mayo 2008 (ZENIT.org).- En una carta, Benedicto XVI expresó su propio aliento a los miembros de la Renovación en el Espíritu (RnS), reunidos con motivo de la XXXI Convocatoria Nacional abierta el 1 de mayo en la Feria de Rímini, sobre el tema «Regenerados por la Palabra de Dios».

Más de veinte mil personas participan en la cita ya habitual de primavera del movimiento, que en Italia cuenta con más de doscientos mil seguidores, distribuidos en 1.900 grupos y comunidades.

En la misiva firmada por el secretario de Estado vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, el obispo de Roma «alaba y alienta el empeño con el que la Renovación en el Espíritu hace propio y lleva adelante el esfuerzo de promover la comunión y la colaboración entre las diversas realidades que el mismo Cristo ha suscitado en la Iglesia».

En la carta, se subraya que el Santo Padre «sigue siempre con especial solicitud pastoral el camino de los movimientos eclesiales» y que exhorta a la Renovación para que «los seguidores unan siempre a la oración la activa atención a las necesidades del mundo y al bien de los hombres».

En otro mensaje de saludo, el cardenal Stanislaw Rylko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, expresa su esperanza de que «el tema de la Convocatoria y las jornadas que viviréis juntos, sean fermento vivo para una renovada presencia vuestra en las familias, en la sociedad, en la historia de los hombres».

También el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), el cardenal Angelo Bagnasco, y el secretario general de la CEI, monseñor Giuseppe Betori han dirigido una misiva en la que recuerdan el «horizonte de alegre esperanza» en el que se mueve «la valiosa obra de evangelización» de la RnS.

En un artículo, publicado en el diario católico «Avvenire» (20 abril 2008), el presidente nacional de la RnS, Salvatore Martinez, explica que la Palabra profética que inspira el tema de las jornadas de Rimini es «una confesión de alabanza de san Pablo, hombre rendido a Jesús, renacido en Él, que vivió una vida nueva para manifestar la belleza y la potencia del nombre de Cristo».

La convocatoria nacional, añade, relanzará el binomio «Palabra-Vida» como «respuesta significativa al gran desafío cristiano de cada siglo: salvar la brecha entre fe y vida, entre los que se dice creer y lo que dejamos ‘ver' y ‘sentir' de Cristo al mundo».

«Palabra y vida se corresponden recíprocamente, se condicionan y se complementan. Sin la Palabra, la vida se vacía; sin una vida --la nuestra-- en la que la Palabra pueda encarnarse, Jesús queda como una lección de historia o un héroe a conmemorar».

El 1 de mayo, la concelebración eucarística fue presidida por el cardenal Angelo Scola, patriarca de Venecia, que invitó a los presentes a hacerse «testigos de la potencia y de la fuerza regeneradora que el Espíritu de Jesús Resucitado no hace faltar nunca en la historia».

El 2 de mayo, la segunda jornada se abrió con la Lectio divina sobre la misericordia de Dios, guiada por monseñor Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto, centrada en la parábola del hijo pródigo.

Por la tarde se conmemoró el décimo aniversario de la celebración de Pentecostés con los movimientos y comunidades eclesiales, convocada el 30 de mayo de 1998 por Juan Pablo II.

En este espacio sobre el tema «La Iglesia cuenta con cada uno de vosotros», intervinieron representantes de la Comunidad de San Egidio, del Movimiento de los Focolares y de Comunión y Liberación.

Paralelamente a la Convocatoria Nacional para «adultos», siempre en la Feria de Rimini, se celebra también la reservada a los más pequeños y jóvenes.

Para los niños de 3 a 5 años, está el Meeting Baby sobre el tema «Tu Palabra, Señor, hace nueva mi vida y mi corazón». «Ven a la B-Beauty Farm» es el título del Meeting Niños, dirigido a los pequeños de primaria. Mientras que, para los chicos de enseñanza media, el Meeting Jóvenes se titula «Pocas charlas... basta la ‘Palabra'».

Traducido del italiano por Nieves San Martín