El Papa alienta a superar divisiones entre católicos y luteranos

Al recibir una delegación ecuménica procedente de Finlandia

| 529 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 19 enero 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI alentó este jueves a superar las divisiones entre católicos y luteranos con el diálogo, como sucedió en 1999 con la histórica Declaración Común sobre la Justificación.



La exhortación del Papa fue escuchada por una delegación ecuménica de Finlandia, que visitó el Vaticano con motivo de la fiesta de san Enrique, patrón de ese país.

La visita de la delegación finlandesa se había convertido en una de las citas fijas de la agenda de Juan Pablo II durante la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, y continúa ahora bajo el pontificado de Benedicto XVI.

La delegación estaba guiada por el obispo luterano de Espoo, Mikko Heikka, y por el obispo católico de Helsinki, Józef Wróbel, S.C.I.

«Estas visitas son una ocasión para un ulterior trabajo fructífero, así como para profundizar en el \"ecumenismo espiritual\" que alienta los cristianos divididos a apreciar lo mucho que ya les une», reconoció el Papa en el discurso que dirigió en inglés a sus huéspedes.

Constató que «la actual Comisión de diálogo luterano-católico en Finlandia y Suecia se fortalece con los logros importantes de la Declaración Común sobre la Justificación», que fue firmada el 31 de octubre de 1999 en Augsburgo (Alemania).

La declaración permite superar una de las razones teológicas que dieron origen al cisma promovido por Martín Lutero.

En este contexto, el Papa alentó a católicos y luteranos de los países nórdicos a seguir »estudiando los progresos y las implicaciones prácticas de la Declaración Común». Para ello, invitó a «examinar las diferencias todavía existentes entre luteranos y católicos sobre algunas cuestiones de fe y de vida eclesial», manteniendo «un testimonio ferviente de la verdad del Evangelio».

El obispo de Roma recordó, sin embargo, que «la unidad es una gracia, y necesitamos pedir constantemente al Señor este don».

Por este motivo, concluyó: «Demos gracias a Dios por todo lo que se ha logrado en las relaciones católico-luteranas y recemos para que nos llene de su Espíritu y nos guíe a la plenitud de la verdad y del amor».

Según informa «Radio Vaticano», este viernes la delegación ecuménica participará junto al cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, en una solemne liturgia de la Palabra en la iglesia romana de santa Brígida de Suecia (1302-1373).

El templo acoge según una antigua tradición a las delegaciones luteranas de paso por la ciudad eterna, pues los luteranos sienten un gran cariño por la santa mística nórdica.