El Papa apoya «con entusiamo» un proyecto para ofrecer vacunas a los países más pobres

Presentado por ministros de Italia, Gran Bretaña, Canadá y Rusia

| 620 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 9 febrero 2007 (ZENIT.org).- Benedicto XVI alentó «con entusiasmo» este viernes, ante los ministros de Economía de Italia, Gran Bretaña, Canadá y Rusia, y ante otras personalidades internacionales, un proyecto que busca desarrollar vacunas y ponerlas al alcance de los países más pobres.



El proyecto «Advance Market Commitment» fue presentado al Papa, además, por la Reina Raina de Jordania, y por el presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz.

Esta «digna iniciativa», explicó el Santo Padre en el discurso que pronunció en inglés, «busca resolver los desafíos más apremiantes de la salud preventiva, que en particular afecta a naciones que a menudo padecen pobreza y serias necesidades».

«Además, tiene el mérito de aunar a instituciones públicas y sectores privados en un esfuerzo común por encontrar el medio más eficaz de intervención en esta área», recalcó.

El obispo de Roma alentó «con entusiasmo este nuevo programa y su objetivo de avanzar en una investigación científica orientada a descubrir nuevas vacunas».

«Estas vacunas son urgentemente necesarias para prevenir que millones de seres humanos, incluyendo innumerables niños, mueran cada año a causa de enfermedades contagiosas, especialmente en aquellas áreas de nuestro mundo a mayor riesgo».

Según el pontífice, «en esta era de mercados globalizados, a todos nos preocupa la creciente brecha entre los niveles de vida de los países que gozan de una gran riqueza y elevados niveles de desarrollo tecnológico, y los de los países subdesarrollados en los que persiste la pobreza e incluso ésta sigue en aumento».

«La creativa y prometedora iniciativa» lanzada este viernes, consideró, «busca contrarrestar esta tendencia, pues quiere crear y aspira a la creación de “futuros” mercados para las vacunas, principalmente aquellas que son capaces de prevenir la mortalidad infantil».

El Papa aseguró «el apoyo total de la Santa Sede a este proyecto humanitario, que se inspira en ese espíritu de solidaridad humana que necesita nuestro mundo para superar toda forma de egoísmo y para favorecer la convivencia pacífica entre los pueblos».

Saludaron al Papa los ministros de Economía Tommaso Padoa-Schioppa (Italia), Gordon Brown (Gran Bretaña), James M. Flaherty (Canadá), y el subsecretario de la presidencia de Noruega, Morten Wetland.

El proyecto ha recogido compromisos de financiación por mil quinientos millones de dólares para desarrollar y distribuir vacunas que deberían acabar con la muerte de un millón de niños al año.

«El objetivo consiste en estimular la investigación de vacunas para las enfermedades que infectan los países pobres. Es necesario contradecir la idea de que el mercado y la filantropía son antitéticos», dijo el ministro Padoa-Schioppa al presentar el proyecto in una ceremonia en el Ministerio de Economía de Italia.