El Papa ayuda a los refugiados afganos y a las víctimas del 11 de septiembre

Paga la beca de estudio de uno de los huérfanos de los atentados

| 345 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 19 junio 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha destinado en los últimos meses ayudas financieras a los refugiados afganos, así como contribuciones simbólicas a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre, reveló este martes la Santa Sede.



El pontífice ha destinado 950.000 dólares (994.556 euros) a favor de los refugiados afganos, de las víctimas de la guerra en Oriente Medio y de los prófugos iraquíes, así como una contribución de 50.000 dólares (52.345 euros) a un hospital de Nueva York para los cuidados médicos de las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre.

Asimismo el Papa ha financiado una beca de estudio para un huérfano de los sangrientos atentados, aunque la Santa Sede no ha querido revelar detalles sobre su identidad.

Estas cantidades de dinero forman parte del fondo que el Santo Padre creó al convocar la Jornada de Ayuno y de Oración por la Paz, celebrada el pasado 14 de diciembre tras los sangrientos atentados de Nueva York, Washington y Pennsylvania, así como la posterior reacción militar en Afganistán.

El Consejo Pontificio «Cor Unum», a quien el Santo Padre encargó la gestión de este fondo -- por el momento ha alcanzado la cifra de 1.719.360 dólares (1.800.000 euros) --, publicó este martes un comunicado en el que se ofrece una lista detallada de la manera en que se ha empleado este dinero así como el resto de ayudas que en el último año el Papa ha destinado a la caridad.

Entre estas donaciones figuran los 100.000 dólares (104.624 euros) que el pasado mes de mayo ofreció a refugiados en Azerbaiyán cuando visitó Bakú, la capital del país.

El Papa puede realizar todos los años su obra de caridad gracias a los donativos de fieles de todo el mundo entregados al Consejo Pontificio «Cor Unum», creado en 1971 por Pablo VI para ofrecer un gesto de amor cristiano a los países en vías de desarrollo o víctimas de catástrofes naturales.

En el año 2001, este fondo distribuyó más de 2 millones de dólares. Por lo que respecta a las ayudas a poblaciones afectadas por calamidades y guerras, el dicasterio de la caridad papal ha destinado 1.209.700 dólares (1.265.641 euros). En cuanto a los fondos para la promoción humana integral de los sectores más débiles de la población en diversos países, destinó 841.200 dólares (880.100 euros).

Por ejemplo, cien mil dólares (104.613 euros) fueron enviados al Salvador y otros cien mil dólares a la India para las víctimas de los terremotos de enero de 2001.

Tanto Perú como Polonia recibieron también cien mil dólares en julio de 2001, después de haber sufrido respectivamente un terremoto e inundaciones.

El informe señala que el consejo de administración de la Fundación «Juan Pablo II para el Sahel», instituida por el Papa en 1984, aprobó la financiación de 230 proyectos por un total de 2.333.308 dólares (2.441.209 euros) para hacer frente a la sequía y la desertización en los países de la región Saheliana y para la formación de personal especializado en este campo.

Por último, concluye el informe, el consejo de administración de la fundación «Populorum Progressio», constituida por el Papa en 1992 para favorecer la promoción humana integral de las poblaciones indígenas, mestizas y afroamericanas campesinas pobres de América Latina y del Caribe, examinó 294 proyectos y decidió financiar 216 por un total de 1.773.700 dólares (1.856.305 euros).