El Papa bendice la nueva sede del Observatorio Vaticano

En el límite sur de la Villa Pontificia de Castel Gandolfo 

| 2286 hits

CASTEL GANDOLFO, jueves 17 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI bendijo la nueva sede del Observatorio Vaticano, en Castel Gandolfo, este miércoles por la tarde, en una visita cordial y distendida de una hora a la comunidad de científicos jesuitas.

La nueva sede del observatorio se encuentra a dos kilómetros de donde estaba antes, en el límite sur de la Villa Pontificia de Castel Gandolfo donde se encuentra el Monasterio de los monjes Basilianos que da paso ya al territorio de Albano. 

Para el director del observatorio, el padre José Gabriel Funes, S.I., esta ubicación física puede simbolizar la situación que ocupa observatorio entre la fe y la ciencia, entre la Iglesia y el mundo. 

"En este lugar, creo ver casi una metáfora de la misión del Observatorio: en la iglesia, cerca del Papa, pero en la frontera con el mundo, abierto al diálogo con todos, con los que creen y con los que no creen", explica en una entrevista publicada en la edición diaria en italiano de L'Osservatore Romano de este jueves. 

Las oficinas y la biblioteca del Observatorio, así como la sala de conferencias, la zona de escuela y la residencia de la comunidad de jesuitas han sido trasladados al monasterio de basilianos que hay en la histórica plaza Pía de Albano. 

También hay una hospedería para acoger estudiantes e investigadores. Las colecciones de meteoritos y algunos objetos preciosos como telescopios antiguos también se han trasladado a la nueva sede. 

El Observatorio Vaticano, que fue creado durante la reforma del calendario gregoriano, ha tenido ya cuatro sedes. 

Inicialmente estaba dentro de la Ciudad del Vaticano, pero en 1939, se trasladó a Castel Gandolfo para evitar la contaminación lumínica de Roma.  

Actualmente, el Observatorio Vaticano lleva a cabo sus funciones principales en el desierto de Arizona (Estados Unidos), el monte Graham, bajo la dirección del Padre José Gabriel Funes, S.I.  

Pero el Observatorio de Castel Gandolfo continúan recibiendo visitas y acoge a jesuitas durante estancias temporales, así como las sesiones de verano con jóvenes astrónomos de todo el mundo. 

El traslado del Observatorio y de quince científicos que trabajan en él a la nueva sede se debe al creciente número de visitantes. 

En el Palacio Pontificio de Castel Gandolfo que ha sido hasta hace poco sede del Observatorio, quedan todavía los dos telescopios más grandes que hay bajo las cúpulas de la terraza, que ahora se utilizarán con fines didácticos. 

También permanecen otros dos instrumentos de observación de gran valor histórico: el telescopio Schmidt, que se usaba en la investigación inicial al fundar el centro de Arizona, y el telescopio de Carte du ciel, uno de los mayores proyectos astronómicos en el que participó el Observatorio. 

Este instrumento se restaurará  y se incluirá en un futuro museo de la astronomía que se espera abrir en Castel Gandolfo. 

Además, a más corto plazo, será una de las piezas de la muestra que los Museos Vaticanos acogerán del próximo 15 de octubre al 16 de enero de 2010 en con motivo del Año internacional de la astronomía. 

La exposición se titulará "Astrum 2009. Astronomía e instrumentos: el patrimonio histórico italiano cuatrocientos años después de Galileo" e incluirá telescopios y otros instrumentos de observación astronómicos usados desde tiempos de Galileo hasta hoy. 

También con ocasión del Año internacional de la astronomía, el Observatorio Vaticano y la Academia Pontificia de las Ciencias han organizado un congreso sobre astrobiología, que se celebrará del 6 al 11 de noviembre en la Casino Pío IV. 

Será un encuentro de especialistas sobre el tema de la búsqueda de vida en el universo.