El Papa canonizará el 1 de octubre a 6 españoles mártires en China

Por su labor misionera en la China de los siglos XVII y XVIII

| 599 hits

MADRID, 19 sep (ZENIT.org).- Entre los 119 mártires que realizaron una extraordinaria labor misionera en China entre los años 1648 y 1730 y que serán canonizados por Juan Pablo II en Roma el próximo 1 de octubre, figuran siete españoles. Seis de ellos son dominicos y una es religiosa, la fundadora de las Siervas de Jesús. Los mártires son de distintas naciones y de distintos estados eclesiales. Además de los religiosos dominicos, otro es jesuita, otro sacerdote diocesano, una joven laica y dos obispos más, uno de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y otro Franciscano. También junto a ellos serán canonizadas, además de la beata española, otras dos mujeres: Josefina Bakita, de Sudán y Catalina María Drexel, de EE.UU.



Los futuros santos dominicos son Francisco Fernández de Capillas; Pedro Mártir, obispo mauricastrense; Francisco Serrano, obispo electo Tipasitano; Joaquín Royo; Juan Alcover y Francisco Díaz. La religiosa fundadora del Instituto Siervas de Jesús de la Caridad es la beata Mª Josefa del Corazón de Jesús.

Francisco Fernández de Capillas nació en Baquerín de Campos (Palencia) el 15 de agosto de 1607. En 1631 se incorporó a la misión de Filipinas, y al año siguiente fue ordenado sacerdote. A petición suya, en 1641 se le destinó a la misión de China, donde trabajó en la misión de Fogán. En noviembre de 1642 fue hecho prisionero y recluido en un calabozo, donde sufrió numerosos tormentos.

El obispo Pedro Mártir Sans nació en Ascó (Tarragona), en 1680. Se incorporó a la misión de Filipinas en 1712, y en 1715 partió para la misión de China. En 1728 fue consagrado en Cantón como obispo titular mauricastrense. Como titular de la misión estuvo hasta 1747, año en el que fue martirizado, después de una gran persecución.

El granadino Francisco Serrano, obispo electo de Tipasitano (China), nació en 695, incorporándose a la misión de Filipinas y China en 1727, donde misionó hasta 1746, padeciendo grandes persecuciones. Fue hecho prisionero y martirizado en 1748, después de haber recibido en la cárcel su nombramiento de obispo coadjutor, aunque no llegó a ser consagrado.

Por su parte, Joaquín Royo nació en Hinojosa (Teruel) en 1661. Ingresó en la Orden en Valencia en 1709 y se incorporó a la misión de Filipinas en 1712. En 1715 fue destinado a China, donde misionó hasta 1746, cuando fue apresado y después de grandes torturas en prisión, murió martirizado en 1748. Por último, Juan Alcover, nacido en Granada en 1694 y Francisco Díaz, de Écija (Sevilla), en 1713, murieron sufriendo el martirio que sus compañeros en China, también en 1748, después de trabajar primero como misioneros en Filipinas.

Una santa vasca
La otra española que será canonizada es María Josefa Guerra de Sancho. Nacida en Vitoria (España) en 1842, fundó el Instituto de Siervas de Jesús de la Caridad, obra que hoy continúa ofreciendo su servicio a los enfermos, ancianos y niños en 13 países, a través de sus 93 casas. María Josefa fue declarada Venerable el 7 de septiembre de 1989, en 1992 beatificada y ahora será canonizada por Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro.