El papa celebra en el principal cementerio de Roma

Invitó a la esperanza del cielo y recordó también a quienes mueren emigrando

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1229 hits

El papa Francisco celebra hoy por la tarde la santa misa al ingreso del principal cementerio de Roma, El Verano, seguida por una oración y la bendición de las tumbas. Le acompañarán el obispo auxiliar y el párroco del cementerio y tantos sacerdotes y miles de personas que le esperaban allí rezando el santo rosario. En este cementerio Juan Pablo II celebró por segunda vez en 1993. 

El santo padre con paramentos blancos, al entrar posó una flor sobre una tumba y se dirigió en el cortejo hacia el altar acompañado por quienes concelebraron y en donde inciensó a una antigua imagen que representa a la Virgen del Rosario.

El santo padre improvisó su homilía. Recordó que en visión del cielo, de la primera lectura, se habla de la belleza de Dios, la bondad, el amor pleno y que "nos espera eso".

Y quienes nos esperan allá "proclaman que fueron salvados no por sus obras" aunque seguramente las hicieron, sino "por la misericordia de Dios, que nos lleva de la mano hacia el final de nuestra vida". 

El papa invitó en este atardecer del día, a recordarnos "del atardecer de tantos hermanos que nos antecedieron, pensemos a nuestro atardecer cuando llegará y pensemos a nuestro corazón" E invitó a preguntarse: "¿Dónde está anclado mi corazón? Y si no está anclado bien, anclémonos en esa orilla, sabiendo que la esperanza no desilusiona, porque el Señor Jesús no desiluciona". 

Al concluir la ceremonia tras bendecir con la aspersióndel agua bendita, rezó como lo había indicado esta mañana y dijo: "Quisiera rezar particularmente por estos hermanos y hermanas nuestros, que en estos días han muerto mientras buscaban una liberación, una vida más digna. Hemos visto las fotos, lo cruel que es el desierto, hemos visto el mar donde tantos murieron ahogados, recemos por ellos". Esl santo padre añadío: "Y también recemos por aquellos que se han salvado y en este momento están apiñados en tantos lugares de acogida esperando que los trámites legales para poder ir a otras partes más cómodas o a otros centros de acogida".  

En la mañana, en el Vaticano el santo padre había dicho "Estaré unido espiritualmente a quienes en estos días visitan los cementerios, en donde duermen quienes nos han precedido en el signo de la fe y esperan en día de la resurrección” 

“En particular -dijo el santo padre-- rezaré por las víctimas de la violencia, especialmente por los cristianos que han perdido su vida a causa de las persecuciones”.

Y añadió que “de manera especial por quienes, hermanos y hermanas nuestros, hombres, mujeres y niños han puerto por la sed, el hambre, la fatiga para alcanzar mejores condiciones de vida” Y precisó: “En estos días hemos visto esas imágenes crueles del desierto: hagamos todos en silencio una oración por estos hermanos y hermanas nuestras”.

El cementerio de El Verano es el principal y más conocido de la Ciudad Eterna, y es calificado como un 'museo al abierto' por la cantidad de obras y testimonios artísticos culturales del siglo XIX y XX

El cementerio actual fue instituido durante el reino napoleónico (1805-1814) siguiendo un edicto que imponía las sepulturas fuera de las murallas de la ciudad.

Allí también están enterrados en una determinada área, los Zuavos Pontificios, el cuerpo militar de elite compuesto por combatientes voluntarios, muchos de los cuales murieron al defender la ciudad de Roma antes de su caída, durante la unificación italiana y el pontificado de Pio IX.

Ver el texto completo de la homilía