El Papa concede indulgencia plenaria con motivo del Encuentro Mundial de la Familia

Que se celebrará en Valencia del 1 al 9 de julio

| 1035 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 27 junio 2006 (ZENIT.org).- Con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias, que se celebrará en Valencia (España) del 1 al 9 de julio, Benedicto XVI ha establecido el don de la indulgencia plenaria para los fieles que participen física o espiritualmente.



Así lo explica el decreto emitido este martes por la Santa Sede, firmado por el penitenciario mayor, el cardenal James Francis Stafford.

El Santo Padre, que clausurará el encuentro, desea que quienes se den cita en Valencia «participen con fervor y atención en las diferentes iniciativas y celebraciones religiosas que allí tendrán lugar a favor de la familia, y que, una vez regresados a sus casas, fortificados por la gracia de Dios, se dediquen generosamente a conformar sus familias y las de su prójimo según las santas reglas del Evangelio».

Además, el obispo de Roma espera que este encuentro sirva para profundizar en el tema escogido para esta ocasión: «la familia, sede de la vida y del amor, iglesia doméstica, en la que los padres transmiten a los hijos el don inestimable de la fe».

«El Sumo Pontífice --establece el decreto-- concede a los fieles la indulgencia plenaria, que se obtendrá según las condiciones acostumbradas (confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del mismo Sumo Pontífice), con espíritu desapegado de cualquier pecado, si participan fervientemente en alguna solemne celebración, en Valencia, en el transcurso del V Encuentro Mundial de las Familias, y en su solemne clausura».

«Todos los demás fieles que no puedan participar en ese acontecimiento --añade el texto-- alcanzarán el mismo don de la indulgencia plenaria, con las mismas condiciones, en los días en los que se celebra y en el día conclusivo, si, unidos con el espíritu y el pensamiento a los fieles presentes en Valencia, recitan en familia el "Padre Nuestro", el "Credo" y otras oraciones devotas para invocar de la Divina Misericordia las finalidades antes indicadas».

El «Código de derecho canónico» (c. 992) y el «Catecismo de la Iglesia católica» (n. 1.471), definen: «La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos».

Creado por Juan Pablo II, el Encuentro Mundial de las Familias es una gran convocatoria que cada tres años hace el Papa para celebrar el don divino de la familia.

Reúne a cientos de miles de familias de los cinco continentes para rezar, dialogar, aprender, compartir y profundizar en la comprensión del papel de la familia cristiana como Iglesia doméstica y unidad básica de la evangelización.

[Más información en http://www.wmf2006.org]