El Papa confía a la Virgen las dificultades en Calabria

Durante el rezo del Ángelus en Lamezia Terme

| 791 hits

LAMEZIA TERME, domingo 9 de octubre de 2011 (ZENIT.org).- Introduciendo el rezo del Ángelus en Lamezia Terme, meta con Serra San Bruno de su visita pastoral a Calabria, el Papa Benedicto XVI confió a la Virgen María las dificultades de la región y pidió a los fieles que sean fuente de renovación para la sociedad.

Al término de la celebración eucarística, que presidió en la Zona ex Sir, en la periferia industrial de Lamezia, el Pontífice exhortó a todos a dirigirse “con filial devoción a la Virgen María, a la que en este mes de octubre veneramos en particular con el título de Reina del Santo Rosario”.

“Que os ayude la Madre de la Iglesia a tener siempre en el corazón la comunión eclesial y el compromiso misionero. Que sostenga a los sacerdotes en su ministerio, ayude a los padres y a los maestros en su tarea educativa, consuele a los enfermos y a los que sufren, conserve a los jóvenes un alma pura y generosa”.

El Papa exhortó a invocar la intercesión de María ante “los problemas sociales más graves de este territorio y de toda la Calabria, especialmente los del trabajo, de la juventud y del cuidado de las personas discapacitadas, que requieren creciente atención por parte de todos, en particular de las Instituciones”.

A propósito de esto, pidió a los fieles laicos que no dejen de aportar su “competencia y responsabilidad en la construcción del bien común.”.

Evocando su siguiente etapa del viaje en la Cartuja de Serra San Bruno, recordó que este santo llegó a Calabria hace nueve siglos, “y dejó un signo profundo con la fuerza de su fe”.

“La fe de los santos renueva el mundo – concluyó – con la misma fe, también vosotros, renovad hoy vuestra Calabria”.