El Papa conmovido por las historias de jóvenes condenados a cadena perpetua

El Santo Padre envía una carta en respuesta a 500 testimonios de encarcelados en Estados Unidos

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1284 hits

Francisco recibió 500 cartas de jóvenes presos y condenados a cadena perpetua en Estados Unidos. Por ello, el Pontífice ha enviado una misiva de respuesta en la que asegura que se ha “conmovido profundamente” con sus historias y con la petición de que sus sentencias puedan ser revisadas a la luz de la justicia que ofrezca una posibilidad de reforma y rehabilitación.

En la carta dirigida a Michael Kennedy, S.J., director de Jesuit Restorative Justice Initiative, Francisco pide que les diga a los jóvenes  que el Señor conoce y ama a cada uno de ellos y que el Papa les recuerda con afecto en su oración. Asimismo, pide que estos jóvenes recen por él, por las necesidades del pueblo de Dios en todo el mundo y por la difusión del mensaje evangélico de la misericordia, del perdón y de la reconciliación en Cristo.

Tal y como explica Michael Kennedy, S.J. en el artículo publicado en America, The National Catholic Review, con los años el estado de California ha tratado de mejorar la condena de los jóvenes que cometieron sus delitos entre los 14 y 17 años de edad. Hace dos años se aprobó la ley SB9. Esta ley otorga a estos jóvenes la oportunidad de unirse a sus familias un día. Desde entonces, California se ha convertido en uno de los estados líderes en la aprobación de leyes para ayudar a los niños que fueron condenados a cadena perpetua. Estados Unidos, es el único país en el mundo que da LWOP (cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional) a la juventud.

Fue Jody Kent -líder de la campaña nacional para poner fin a la LWOP y asegurar que ningún niño jamás quede condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional- quien recogió 500 cartas de los jóvenes encarcelados que han recibido esta sentencia. Las cartas fueron enviadas al papa Francisco "porque tenían fe en que este líder mundial pudiera abogar por ellos".

El Papa respondió a estas cartas "dando esperanza a aquellos que ahora no tienen esperanza". "La carta del Papa es fuerte y clara", dice Michael Kennedy, S.J. "Él cree que nuestros jóvenes merecen una segunda oportunidad. Cada preso que escribió una carta va a recibir una copia de la carta del Papa", explica.

En el artículo, el padre Michael observa que el cerebro de un joven no se ha desarrollado al nivel de un adulto en las edades cuando cometen estos crímenes. "Ellos deben ser juzgados en los tribunales de menores y no los tribunales de adultos. Está muy claro que el papa Francisco entiende esto y ha tomado este tema de la juventud encerrada como una preocupación personal".

Finalmente, el jesuita se muestra muy agradecido con el compromiso del Santo Padre. "Su liderazgo debería influir en nuestros líderes políticos para hacer los cambios necesarios para que los niños pueden ser tratados de manera diferente que los adultos. La carta del Papa afirma que tenemos que dar a los jóvenes que han cometido crímenes una segunda oportunidad".